jueves, 2 de septiembre de 2010

Sobre la herencia de los príncipes.

Muy buenas a todos. ¿Qué tal las vacas, bien? Pensaba hacer el clásico post sobre la vuelta de las vacaciones, lo que pasa es que como ya lo he hecho un par de veces, paso. Además, como contra todo pronóstico, este año he posteado en vacaciones -madremía lo que me he tenido que aburrir para hacer eso- no se puede decir que estuviera de vacaciones de esto, ¿no? Del curro sí, pero vamos, que como mi nuevo puesto de trabajo es lo más parecido a estar tumbado en un diván escuchando música de Vivaldi mientras un par de esclavos me abanican -o sea, aburrido y con un aire acondicionado más bien regulero- lo del estrés postvacacional no lo acabo de llevar mal. Además, reconozco que me apetecía ver a los compañeros. Todos con ese tono doradito de vuelta de vacaciones; esos kilitos de más de las tapas y la cerveza; esa cara mitad satisfacción y mitad pena que pone todo el mundo cuando preguntas "Y, ¿qué tal las vacaciones?" (a esto le voy a llamar satisfapena; ¿a nadie más le parece que al diccionario le faltan palabras?).

Hoy de lo que me apetece hablar es algo que escuché ayer en la tele. Si, es que después de un mes de orgía y desenfreno de borracheras constantes de meditación en un monasterio de seguir la actualidad poco y de lejos -lo que viene siendo lo normal en mí, por otra parte- decidí ver un noticiario para ver si había pasado algo digno de reseñarse en el verano. Lo que pasa es que a los noticiarios no se les ha ocurrido empezar con el "anteriormente..." (cuanto les queda a esta gente por aprender de las series) así que no me enteré de nada de lo que había pasado antes de ayer (por favor, si ha pasado algo importante este verano como que se haya acabado la crisis, haya resucitado Michael Jackson, el Papa haya reconocido finalmente que es el anticristo o algo así, por favor enviármelo por correo, que luego me dicen que parezco la niña de Amstetten, que sigo sin saber quién es porque yo soy más de Mahou).

Con todo, hubo una noticia que me llamó poderosamente la atención. Al parecer, un tío muy rico de nosedonde, un apenao de mucho cuidado, ya os lo digo yo (ya sé que está mal hablar de los muertos, pero como éste no debe tener familia, me la trufa), decidió cederle toda su herencia (un pastizal enorme, euro más euro menos) a la Casa Real. Que digo yo, que debía ser un apenao, porque si tienes esa pasta y no tienes a nadie más cerca para darle esa alegría, muchos amigos no tienes, a mi que no me jodan. O eso o vivió doscientos años y ya se le habían muerto todos, que también puede ser. Pero vamos, que siempre se lo puedes dar, que sé yo, a tu mayordomo, al tío que te pone los carajillos en el bar, al del kiosko, yo que sé. Un apenao, ya digo. Y encima sin familia, porque la ley de herencia española no permite darle la herencia a quién te de la gana si tienes herederos legítimos, que eso sí que me lo sé. Claro que igual eso es solo para familiares directos. Mmm... un momentito, que voy a documentarme un poco sobre la noticia que veo que me está faltando rigor periodístico.

Vale, ya. Lo he mirado y al parecer si que tenía dos primas, que ya digo yo que las navidades no las debían de pasar juntos, porque madremía. Bueno, da igual. El caso es que el total del pastizal ascendía a más de diez millonacos de euros. Que vale, que como se ve que tenía alguna cosilla pendiente de pagar y parte invertida en inmuebles que ya se sabe que ahora no se vende nada, se queda en OCHO MILLONACOS DE EUROS A REPARTIR. ¿A repartir? ¡Pringao! Tengo yo esa pasta y me hago construir un cuerpo cibernético para hacerme inmortal. O me cambio todos los órganos cada seis meses para estar siempre joven y sano. O duermo en una cámara hiperbárica. Ah no, que eso ya lo hacía Jacko y al final palmó igual. Bueno, pues me lo fundo todo antes de palmar, que total para regalarlo luego... Los gitanos tienen una perla de sabiduría sobre esto. Dicen que lo peor que te puede pasar es morirte rico. Que si lo piensas bien, no es ninguna tontería. Claro que siempre puedes hacer otra cosa, lo dejas en herencia a la Casa Real y les montas un pollo. Vamos, lo que viene siendo un caramelo envenenado.

Porque a ver, no voy a hacer sangre con esto. No mucha, al menos. Que yo entiendo que esta noticia da para revolcarse en la demagogia y no es plan (yo soy más de revolcarme en el barro, que está fresquito y luego se queda un cutis estupendo). Claro que reconozco que aquí a la monarquía le han faltado reflejos para quedar como reyes. Valga la tontería. Quiero decir, que vale, que les dan una herencia de ocho millonacos de euros y muy mal se tiene que poner la cosa para que no haya coñas con el tema, que la gente ya está escamadita con lo que cobran por lo que hacen. Pero claro, esto lo regalas todo y en paz.

Pues efectivamente, al menos los príncipes han estado bien y han cedido su parte a una Fundación para Personas Discapacitadas de Menorca. Que yo me voy a ahorrar el chiste sobre los grandes vínculos que unen a la monarquía española y al colectivo de personas discapacitadas porque me parece feo (además, de esto ya se han hecho muchos chistes) pero vamos, que me lo han puesto a huevo. Lo que pasa es que esa no es toda la herencia. Al parecer los términos de la misma establecen que la mitad se reparta a partes iguales entre los príncipes y los nietos del rey. Y claro, como estos son menores, a esto no creo que puedan renunciar, así que a ver como queda la cosa (¿alguien me puede avisar cuando el primero sea mayor de edad para ver qué pasa al final? Yo es que no creo que me acuerde para entonces, claro).

Pero esto era una mitad ¿Y la otra? diréis vosotros. Pues bien, esto es lo bonito de la historia. Al parecer, los términos de la herencia establecían que se debían dedicar a una fundación de interés general que gestionara el propio príncipe. Que esto parece sencillo, pero ya os digo yo que no lo es. Porque ¿de qué se hace la fundación? Esto es España amigos, es imposible hacer algo y que no te critiquen. Obviamente no se va a dedicar a la lucha contra el SIDA o la defender los derechos de los gays, porque a los de siempre igual les molestaba. Y claro, tampoco vas a hacer algo en contra del maltrato contra los animales porque al final se llega al tema de los toros y la hemos liado. Y lo de los pobres queda fatal en las fotos del Hola. Total, un lío. Además, el tío se ha muerto y ya no le podemos preguntar que le gustaría que defendiéramos, ¿no?. Claro que... hay algo que sabemos seguro que le gustaba. Quiero decir, un tío que deja diez millonacos a la Casa Real es que algo monárquico debía de ser ¿no? Pues ya está.

"...esta fundación tendrá por objeto el estudio y el apoyo a la institución monárquica, tanto en España como en el extranjero, así como su fomento a través de las ciencias y las artes."

Pues ya está, arreglado. Con un par. Una institución de interés general para el apoyo de la monarquía. ¿No es hermoso? No, y todavía habrá gente que diga que en la Casa Real no le dan al coco. Ahora, para mi gusto han estado un pelín cobardones con el nombre. Porque esto me lo dan a mi y le llamo 'Asociación en apoyo de aquellos que piensan que la monarquía vive bien pero tendría que vivir como Dios', por la gloria de mi padre.

Ahora, que yo esto me lo guardo. Porque en cuanto pueda me monto una fundación para el Apoyo a la gente sin Lamborghini a la que le gustaría muchísimo tener uno y a pillar subvenciones. No, si aquí el más tonto hace relojes...

Aquí lo mismo pegaba poner una foto de la Família Real, pero es que el mono de la documentación dice que pasa de poner impresentables. Que yo no sé con quién habrá estado estas vacaciones, pero me ha vuelto de un republicano que pa' qué. Claro que hay que reconocer que ellos también ponen poco de su parte...

8 comentarios:

Aitor Maiden dijo...

¿Y cuándo dices que vas a fundar la Asociación de personas sin Lamborghini? Quiero ser el primero en apuntarme a la causa.

papacangrejo dijo...

La reina va a dar su parte a un niño de Alcocebre (Castellón) (http://papacangrejo.blogspot.com/search/label/Solidaridad).
Por lo demás, me la suda a quien le diera su dinero, lo que me jode es que no me tocara una parte XD.
Por cierto, informanos si la asociación sigue hacia adelante.

J. Lozano dijo...

Hombre, es normal... que son pobres y tienen que ganarse el sueldo. De ahí la autopromoción y el autobombo. Imagínate que de buenas a primeras sale alguno quemando la foto del Guey, más que nada, por desconocimiento de lo buena persona que es. Eso no es aceptable, ¡en absoluto! Si la quema, que sea porque una vez informado por una institución que estudie la monarquía, se de cuenta de que es un soplagaitas impuesto que aquí no pinta nada. Salvo llevárselo calentito.

O sea sé dijo...

Espero que el mono de documentación que te abastece sepa leer. Que supongo que sí. Porque si no, te puede pasar que pidas una cinta de Lina Morgan para un reportaje y, a última hora de directo y sin uñas ya, te entreteguen un video de Lady Gaga envuelta en sangre. Tal cual. Es de esas cosas que te hace valorar los fines de semana para huir de "vacaciones" hasta el domingo apurando.

Afri-K dijo...

Jaja jajaja

Blanco Humano dijo...

Aitor Maiden: bueno, igual no me he explicado bien. La idea era que el Lamborghini fuera para mí. Ahora, si juntamos para más de uno, se puede estudiar repartirlos...

papacangrejo: juraría que la reina no tenía parte en esto, igual es la parte de los príncipes.

Y si lo de la asociación funciona, me hago otra para la Harley

J.Lozano: Mira, no se me había ocurrido que la fundación sirviera para eso. Lo que pasa es que me temo que igual no da la versión más objetiva de la mornarquía...

O sea sé: a los efectos de este blog, no veo grandes diferencias entre Lina Morgan y Lady Gaga en cualquier estado. Aquí lo importante de la documentación es que tenga poco que ver con el reportaje...

Afri-K: me alegra que te guste. Y me gusta tu nick.

Speedygirl dijo...

"en apoyo de aquellos que piensan que la monarquía vive bien pero tendría que vivir como Dios', por la gloria de mi padre". ¿Por la gloria de tu padre??????????? jajajaja

Blanco Humano dijo...

Speedygirl: Bueno, no sé, es una frase hecha. Ahora que lo pienso, no tengo ni idea de lo que significa, me gusta porque es sonora....