martes, 28 de septiembre de 2010

Pulsando la calle: la opinión de mi mecánico.

No pensaba hablar de la huelga, pero el tema está en la calle y es casi inevitable. Está tan en la calle que ayer navegando por ahí ya me calenté un poquito y escribí un post tocho sobre el tema. Luego hice lo que se debe hacer en estos casos que es guardarlo en un cajón y esperar a que se me pasara el calentón.

Esta mañana me he ido a pasar la revisión de la moto. El dueño del taller tiene un pequeño concesionario multimarca donde compré la mía. Un tipo sencillo y bastante honesto que siempre se queja de que desde que empezó la crisis no vende una escoba.

-¿Qué tal, como va todo?

-Bueh. Aguantando –antes decía ‘tirando’, pero me cansé de que me contestaran ‘pues no tires tanto que no está la cosa para tirar’.

-Ya, si es que está todo fatal...

(Sigue breve conversación genérica sobre la crisis, seguida de indicaciones de lo que le iba a hacer a mi moto y lo que iba a costar (en tiempo); en el impass me voy a un bar próximo a tomar un café con leche y una tostada en el que me atiende una chica muy guapa con aspecto de ser el del este; me pregunto dónde estará haciendo más daño la inmigración, si en la economía o en los matrimonios; me acuerdo de la historia de un pueblo donde llegaron un montón de rusas para hacer la campaña de la fresa y provocaron tal epidemia de divorcios en la población que estuvieron al borde la revuelta popular; fin de la elipsis)

A la vuelta me pregunta por cuándo me voy a cambiar la moto, que es una cosa que hace desde que le hice la primera revisión. Que yo siempre pienso, si tantas ganas tenías de recuperarla, para qué me la vendiste, lo que pasa es que sospecho que además de recuperar la suya ahora que todavía está decente y la puede vender bien, lo que quiere es venderme otra nueva a mí. Le comento que hay un modelo que me hace gracia, pero que la cosa está mal porque ya sé que por la mía me van a dar la mitad de lo que me costó. Hablamos durante un rato de precios, modelos y potencias antes de llegar a la conclusión de que es mejor esperar a que se arregle un poco la cosa.

-Ya, si es que está todo fatal... Y ahora la huelga ésta de mañana, que no entiendo para qué la hacen.

-A mi me pasa lo mismo.

-Si es que mira, que está todo muy mal ya lo sabemos, pero este hombre está haciendo lo que puede. Que yo no soy de éstos, pero el hombre saca unas medidas y habrá que ver si funcionan. Si total, la ley ya está aprobada, ahora no la van a quitar...

-Es justo lo que yo pienso.

-Es que es lo que piensa toda la gente con dos dedos de frente. Lo que no vamos a hacer mañana cerrando todos los negocios es arreglar esto. Se mira a ver como va la cosa, y si no mejora, en enero se monta una huelga de verdad, pero no ahora. Y si no, cuando vengan elecciones, se le vota a los otros y punto.

-Pues claro... –dije yo mientras pensaba ‘este tipo es bastante más razonable que yo; yo para votar a los otros me tendrían que amenazar con una pistola en la cabeza...

-Si es que ¿sabes lo que pasa? Que los sindicatos con esto de la crisis están perdiendo muchos afiliados, entonces tienen que moverse para que parezca que hacen algo...

-No sabía...

-Pues si. Y les han quitado subvenciones y de todo. Hacen esto porque están jodidos.

(Reconozco que no sé si esto es cierto o no, pero lo considero un buen indicador de la desconfianza que la gente ahora mismo tiene en los sindicatos)

Y así es como mi mecánico resumió de una forma que está fuera de mi alcance, lo que sospecho que es el sentir popular ante la huelga. Tengo por ahí un borrador de 1340 palabras con un análisis mucho más exaustivo que seguramente sea mucho más parcial y menos claro. Si me sigo calentando en lo que va de tarde es posible que incluso lo publique y todo, aunque la verdad es que no sé si mi opinión sobre este tema es interesante...

Solo digo que esto no es tan sencillo como soy trabajador y/o rojo y estoy cabreado. Esto es bastante más complicado.

5 comentarios:

Doctora Anchoa dijo...

No lo entenderé mientras viva. Me da igual lo que hagan ls sindicatos. Yo voy a hacer huelga porque considero que debo hacerlo para defender mis derechos. ¿Que no sirve para nada? ¡Y una mierda! En otros países de Europa las huelgas provocan bajada de pantalones por parte de los políticos.

Sr. Cuervo dijo...

Opino igual que la Doctora. No voy porque esté afiliado a un sindicato. Voy porque nos llevan tocando los webs desde hace un año aproximadamente y no sabemos dónde va a parar. Lo que yo pretendo es dar un toque de atención, que sepan que no estamos durmiendo.

Bichejo dijo...

Mola tu compromiso pero...al final te cambias de moto o qué??

Crees que cuadraremos horarios en este año para charlar un rato??

Barbijaputa dijo...

Human, tu voto no debería contar como el del resto de españoles, pero ¿y lo guapo que eres? Eso nadie te lo puede quitar, cosa!

Blanco Humano dijo...

Doctora Anchoa: bueno, me parece una opción respetable. Y espero que los políticos no empiecen a bajarse los pantalones, eso prefiero no verlo.

Sr. Cuervo: pues te digo lo mismo que a ella, que me parece muy respetable por tu parte. Por parte de los sindicatos me hubiera parecido más respetable que lo hicieran hace ese año que mencionas, pero ese es otro problema...

Bichejo: ya sabía yo que alguien daría con lo fundamental del post. Pues por ahora no, y es una pena porque hay una que me gusta bastante. En fin, a ver si el año que viene...

Barbi: No claro, el mio cuenta más. Incluso me hacen que lo deje en una urna especial que tienen en el suelo, que dicen que es para gente especial como yo...

Por cierto, tú no me estarás comentando desde el móvil mientras quemas papeleras, ¿verdad? Voy a conectarme al msn no sea que te pille en casa tocándote la pera...

Y no me hagas la pelota que me has dao pero bien. Ya me pensaré como me lo cobro...