miércoles, 15 de septiembre de 2010

Carta de desamor

Tengo que confesarte algo: hace tiempo que no soy feliz contigo.

La verdad es que no sé si eras consciente de ello, pero hace tiempo noté que nuestra relación se había deteriorado. Supongo que con el tiempo es inevitable, aunque reconozco que me había acomodado y no me planteaba nada. Pero es cierto que soy consciente de que hace tiempo que se ha perdido esa chispa de emoción del principio y noto que ya no me das todo lo que necesito. Tus pequeñas excentricidades cada vez me molestan más, y esos pequeños defectillos tuyos que al principio me parecían tolerables y casi encantadores, ahora consiguen sacarme de mis casillas. Es verdad que nada de esto hubiera pasado a mayores si no hubiera intervenido el destino. Tengo que decir que no tenía la más mínima intención de serte infiel, y si no me lo hubieran puesto tan fácil no creo que hubiera pasado nunca.

Supongo que te preguntarás como fue y me temo que voy a ser terriblemente vulgar en esto. Sucedió en el trabajo, como es habitual. Tengo que decir que al principio me resistí. Sé que no me creerás, pero no me seducía nada la novedad. Que puedo decir, soy un animal de costumbres. Digamos que casi no puede negarme, y aun así, al principio incluso estuve incómodo al advertir cada pequeña diferencia contigo. Supongo que conocerte tanto tiempo hace que esté más cerrado a la experimentación. Llámale costumbre, si quieres. Y asumámoslo, conocerte tanto en algunos campos es una ventaja. Supongo que es inevitable que con el tiempo te hagas cómodo y de un poco de vértigo descubrir cosas nuevas. Quizás sea el miedo a lo desconocido. O a fracasar, no sé. El caso es yo no quería. Aunque no es menos cierto que me rendí a sus encantos casi al  instante.

Bien, sé que la situación a partir de ahora será difícil. Tú me has dado los mejores años de tu vida y ahora que no estás en tu mejor momento me gustaría cambiarte por una versión más joven y más atractiva. Sé que es egoísta, pero no puedo evitarlo. Por desgracia la situación económica me lo impide. Con todo, quería ser lo más sincero posible. Eso, al menos, te lo debo. Ahora voy coger mis ganas y me las voy a guardar hasta que la situación me permita dejarte permanentemente. Voy a seguir contigo, si; aunque no por mi gusto. No dejaré de tocarte regularmente, porque de vez en cuando necesito hacerlo (a menudo más de lo que me gustaría). Pero cada vez que lo haga recordaré que hay una versión más joven y más atractiva con la que estaría mejor, y con la que disfruto más. Y sí, cada vez pensaré en ella. Supongo que esto hará que cada vez que esté contigo esté molesto e irritable. Esto no va a ser agradable para ninguno de los dos, pero menos para ti, porque en el trabajo voy a seguir viéndola a ella. Y con ella te aseguro que no me voy a acordar de ti. Como mucho para pensar en todos las pegas que me ponías para hacerme todo lo que ella me hace inmediatamente y sin protestar.

Me gustaría decir que no eres tú, que es culpa mía, pero lo cierto es que sí que eres tú. Tuviste tu momento, es verdad, pero te has quedado tan en el pasado que es difícil que me sigas gustando. Es cruel, pero es así.



Sin ningún cariño más,

tu dueño.

PD: es cierto que tu XP le daba sopas con ondas al Vista, pero el Windows 7 le pega mil vueltas, que lo sepas. Claro que es verdad que para llevarlo con dignidad hace falta más RAM de la que tú tendrás nunca...

PD 2:  y que conste que el ordenador del curro me lo han cambiado sin yo pedirlo. Pero no te preocupes, dentro de poco tengo que formatearte porque ya no das más de ti y te olvidarás de todo esto. Es la ventaja de que seas un ordenador, supongo.





Imagen alegórica de mi ordenador de casa. Pero que yo no tengo este ya, el mío es mucho más moderno. Un MSX, no se si lo conocéis.

8 comentarios:

papacangrejo dijo...

Pdriamos presentarle a mi colchón. A lo mejor les va bien.

Islander ! dijo...

Joder... Menos mal que seguí leyendo todo que ya me estaba cabreando.

J. Lozano dijo...

Hombre, esto hay que celebrarlo, como todo paso evolutivo que se precie. Creo recordar que tengo un limón en el frigorífico del mismo tiempo que tu ordenador. Tiene que estar cojonudo, porque añejo es un rato.

Speedygirl dijo...

jajajaja, buenísimo, a mí me paso lo mismo... pero con el movil.XD

Gárgamel dijo...

Eres una alimaña sin sentimientos... El te ha dado lo mejor de si mismo y así se lo pagas.

Barbijaputa dijo...

madre mía qué sustos me das, capullo

Blanco Humano dijo...

papacangrejo: mmm... mi colchón también podría entrar ahí. Hay un trío, lo veo.

Islander!: Es que ofende un poco, ¿verdad? Yo lo releía y pensaba 'pero que cabrón'. Pero estas cosas hay que decirlas ¿que sería de nosotros si no fueramos un poco sinceros a veces?

J. Lozano: jajaja... como mola, ya tenemos un PC, dos colchones y un limón. Esto es casi una fiesta, solo nos falta una botella de tequila...

Speedygirl: Si es que el amor es inconstante... Yo he decidido no entregarle mi amor a ningún teléfono más, que no dejan de defraudarme.

Gárgamel: Alimaña sin sentimientos, creo que ya tengo una frase para mi epitafio. Y tampoco tanto lo mejor, que me ha puteado todo lo que ha podido y más. Si yo te contara... Bueno, seguramente ya he contado alguna.

Barbi: XD... pero cómo se te ocurre... Cuando me pase de verdad no te enterarás por aquí, te lo diré directamente. Pero vamos, que no creo que pase, porque de ti no me voy a cansar nunca...

Anónimo dijo...

Lo malo es que hay tanta gente que está pasando por eso mismo......
Bluemoon