miércoles, 2 de septiembre de 2009

Estrés vacacional

A todos aquellos que lean el titulo de la entrada antes de leer la propia entrada, quizás les pueda dar la impresión -falsa, ya os lo digo- de que me he equivocado. Y me gustaría hacer hincapié en esto, porque yo mismo soy bastante poco de leer títulos. Total, si ya me voy a leer el texto, es tontería ¿no? De hecho una vez suspendí un examen por no saberme los títulos de los temas. Que yo me lo sabía todo muchísimo, pero claro, cuando me preguntaban en el examen, no donde colocar lo que yo me sabía. Bueno, da igual, que me parece que ya me estoy liando.

Decía que no me he equivocado. No voy ha hablar del estrés post-vacacional. Que para eso ya están todos los demás. Que llegas el uno del septiembre y no se habla de otra cosa. Bueno, en realidad es síndrome post-vacacional, pero yo le llamo estrés post-vacacional porque me gusta más como suena. Total, me parece que son igual de científicos los dos términos... Bueno, a lo que iba. Que aunque soy todo un experto en el síndrome estrés post-vacacional (de hecho ya lo he mencionado varias veces) ésta vez quiero hablar del gran olvidado: el estrés vacacional. Y lo voy ha hacer en primera persona. Primero porque hablar en tercera persona solo le queda bien al Papa, y segundo porque yo me pillo muchísimo más cerca.

Si amigos, yo tengo estrés vacacional, quiero reconocerlo. Pero no lo tengo ahora, que eso sería lo fácil. Yo lo tengo un mes antes de irme de vacaciones. Porque este año tenía muchísimas ganas de tener vacaciones. Sin justificación de ningún tipo, también lo reconozco, porque yo no soy de trabajar mucho. Ahora, mucho ojito los listos con meterse conmigo, porque me he estado informando por ahí, y lo de trabajar poco viene siendo el deporte nacional (muy por delante de poner a caldo a todo el mundo y a un par de cuerpos de opinar de todo sin tener ni idea).

El caso es que tenía tantas ganas de irme de vacaciones que ya antes de empezarlas sabía que no me iban a ir bien. Es que claro, esto es como el sexo, que si vas con las expectativas muy altas, luego la cosa puede que te defraude -excepto si es conmigo, claro.

Yo este año quería hacer un montón de cosas (bueno, como siempre; que esta vez ya no pienso ni colgar la valoración de resultados, ni nada -más que nada porque ya lo he hecho). Y descansar también, por supuesto. Que puede que nadie se haya dado cuenta, pero ya empezamos mal, porque hacer muchas cosas y descansar vienen siendo términos contradictorios.

Porque claro, las vacaciones en principio son el periodo de tiempo en el que uno aprovecha para quitarse de encima todo el estrés acumulado durante el año. Pero por otro lado, como uno tiene más tiempo libre, es un periodo ideal para realizar un montón de tareas ingratas que uno va dejando pendientes durante todo el año por falta de tiempo.

Pues nada, que me he tirado todo el mes tratando de hacer un montón de cosas y no hacer nada, todo a la vez. Que los últimos días ya hasta escuchaba una voz tipo sargento de hierro cuando estaba tomando el sol que me gritaba: '¡Descansa más! ¡Más deprisa! ¡Venga, que no llegamos!...

Un estrés, ya digo. Eso si, ahora ya en el curro mucho mejor. Al menos ahora solo tengo que hacer una cosa: tocarme los huevos currar mucho.

Ya que mencionamos el tema, en mi curro Septiembre viene a ser como Julio pero en peor; esto que quiere decir que se acaba el mundo pero de verdad. Así que no esperéis verme mucho por lo menos hasta Octubre. A mandar.

Dicen que no es recomendable salir en el blog con cachorros ni con chistes de Forges, pero me ha parecido oportuno colgar uno. He puesto el más pocho que he encontrado, pero aún así me parece que queda mucho más gracioso que mi entrada, maldito pintamonas...

8 comentarios:

molinos dijo...

A mi antes me pasaba eso. Ahora ya no, me propongo firmemente no hacer nada en vacaciones, descansar y leer. Nada más. Me atora la gente que en vacaciones se va a patear Nueva York..eso hay que hacerlo en otoño..el verano consiste en pararse hasta tener solo pulso periférico.

no sé como he llegado aqui, voy a seguir leyendo.

Gárgamel dijo...

Ahhhh, yo he hecho lo mismo: dormir y leer (y beber y comer y beber y...). Para compensar, el primer día de curro he pillado una baja de tres semanas. A ver si así me da tiempo de hacer alguna chapucilla en casa (mi jefe creo que está encantao, no se que le he oído de rescindir contrato o algo así)

Blanco Humano dijo...

Molinos: Como plan de vacaciones me parece estupendo. Visitar Nueva York en otoño también, lo que pasa es que en mi curro insisten en que ya me dan demasiadas vacaciones. Por cierto, eso era una película, ¿no?

Y creo que nos hemos ido encontrando por ahí en diversos comentarios. Por cierto, que tengo tu blog pendiente, alguien dijo que eras el descubrimiento del verano. Pero supongo que tú ya te conocías, ¿no?

Gárgamel: Ah... baja, que bonita palabra. Para que mi nueva doctora te de una baja tienes que llegar con un miembro amputado (como hecho de menos a la antigua). Creo que voy a tener que matar a miembros ficticios de mi familia para sacar algún día libre para pintar y eso...

molinos dijo...

Si, Otoño en Ny es una peli horrorosa...con Richard Gere creo..que consigue destrozar NY en otoño que ya es mérito.

Si, tengo el gusto de conocerme desde hace 36 años...y ultimamente he decidido que me gusto :)

Crystal dijo...

Te escribo sólo por la imagen de Forges, que es un cashondo, porque me has dado tanta envidia con tu curro y tus vacaciones extra-largas que no te pienso comentar nada del post, ea.


Bueeeno, vaaaale. Mis vacaciones suelen consistir en una carrera a contrarreloj para ver a toda la gente de la que generalmente me separan 600 km, aprox, con familia y amigos echándome en cara que paso más tiempo con los demás que con ellos. A veces el hecho de que mi jefe sea un sádico y no se coja vacaciones como la gente normal, me da una excusa para no tener que corretear de un lado a otro.

Nah, a quien quiero engañar. Lo de sentirse querida con intensidad en periodos cortos de tiempo mola bastante. Aunque mantengo lo de que mi jefe está loco. Él tampoco lo discute.

Bichejo dijo...

Me quedan menos de 36 horas de vacaciones, y han sido perfectas: 5 días de puro turismo y pateo y luego dos semanitas de sol y lectura...y no cuento más que me auto-espoileo futuros posts

Bichejo dijo...

Ah, Moli es MI descubrimiento del verano, gracias a JuanRa, por cierto, lo digo para que le (nos) mandes un jamón o algo!!!

Blanco Humano dijo...

Molinos: No soy muy fan de Richard Gere, pero la verdad es que esa en concreto tenía peor pinta de lo normal.

Crystal: que no te de tanta envidia, he tenido que eliminar a mucha gente para llegar a donde estoy...

Y me alegro de que disfrutes de la compañía de tu familia. Siempre supe que eras un poco rara

Bichejo: lo tuyo no son vacaciones, es documentación. Que esclavo es tener un blog...

Y yo todavía no he tenido tiempo de descubrirla, asi que tu jamón va a esperar. Es que cada vez sigo más blogs y ya voy justito de tiempo...