martes, 7 de abril de 2015

Lo siento, soy tío (aunque sea un poco)

Llevo toda la vida pidiendo perdón por ser tío. No me gusta el fútbol, no soy capaz de montar una estantería y todo lo que sé de mecánica es que el motor es lo que va dentro del capó del coche. Todo eso te hace sentirte mal y casi tener que pedir disculpas por representar tan mal a tu propio género. No me he metido en mi vida en una pelea y ni siquiera he sido nunca capaz de soltar un piropo a una tía cuando pasa -vale, puedo mirar de reojo, pero procuro no molestar al hacerlo y desde luego nunca digo nada.

Hasta tal punto soy poco tío que no soy capaz de salir de casa sin una bandolera (y lo siento, no soy capaz de llamarla bolso por una sencilla cuestión de autoestima) que es una cosa que antes era terreno vedado para los hombres (y hasta que no pruebas no sabes lo cómodo que es no tener que llevar cosas en los bolsillos). No soy poco tío hasta el punto de ponerme cremas habitualmente, aunque reconozco que tengo y alguna vez me pongo (cuando me acuerdo, que suele ser cada quince días, o así). Una vez sí que tuve un curro al aire libre y ahí me ponía religiosamente cada día crema en las manos, en la cara y los labios porque tampoco le veo ninguna ventaja a arrugarse como una pasa por las inclemencias del tiempo (o que se te corten los labios por el frío). Tengo que mencionar que en aquel curro en el que solo había hombres (con estudios, eso sí, que tienden a ser más tolerantes) al principio hubo mucha coña al respecto pero al poco tiempo la gente comenzó a imitarme.

Soy tan poco tío que cuando he llevado el pelo largo lo he llevado tan cuidado que las tías me paraban para preguntarme qué me ponía. Y durante mucho tiempo cuando salía de ligue tenía reparos en entrar a una chica porque pensaba que nunca sabes si de verdad quiere que le entren o está harta de que la agobien y total, ¿qué le vas a contar si eres el tío 235º de la noche que le va a decir que tiene unos ojos muy bonitos, cuando lo que de verdad has estado mirándole es el culo? La ventaja de esto fue que conseguí lo que otro amigo denominaba rimbombantemente 'el radar' y que es esa sencilla técnica de aprender a mirar a los ojos de la gente para saber lo que quieren. Si la gente se fijara un poco en los demás antes de actuar, evitaría hacer muchas cosas inoportunas.

Por desgracia vivimos en una sociedad en la que si te describes a ti mismo como "poco tío" se asume que es por escasa virilidad (ya sea en potencia sexual, en tamaño de los genitales, o en ambas) por lo que cuando me describo así, a la gente le hace gracia de una manera incorrecta. Por suerte no tengo complejos en ese aspecto, por lo que eso me la pela bastante. Por otro lado tengo un físico que deja bastante poco lugar a dudas sobre a qué genero pertenezco (y temo que ni bailo ni visto lo bastante bien como para no oler a hetero a kilómetros).

Es cierto que tengo la suerte de ser tío (o no, que esto sería muy discutible, pero lo vamos a dejar pasar) al menos en que no sufro discriminación por razón de sexo, no cobro menos que una mujer que desempeñe mi puesto de trabajo (tampoco he estado nunca en una empresa en la que pase eso, pero se dice mucho, así que debe ser cierto*) ni he tenido nunca problemas en una entrevista de trabajo por miedo a que me pueda a dar de baja por embarazo. No tengo miedo a andar solo por la calle (más allá de ciertos barrios en los que por mucho que uno esté seguro de si mismo sabe que si le salen cuatro tíos con navajas le van a dejar hasta sin pantalones) por miedo a que me violen.

Tengo que decir que el hecho de que las mujeres tengan que sufrir todo esto me repugna totalmente, y que el hecho de que alguien sea capaz de pensar (no digo ya realizar) cualquier tipo de acto violento contra una mujer, me revuelve las tripas. En general no considero que la violencia sea solución para ningún problema y desde luego no es éticamente ni medio defendible cuando se ejerce desde una posición de superioridad física (ya sea contra un niño, una mujer o simplemente contra cualquiera más débil). Por supuesto esto incluye cualquier maltrato psicológico. Obviamente no hago distinciones entre quién realiza este maltrato sobre quién, aunque parece que el foco está en los hombres que lo realizan sobre las mujeres. En mi opinión vivimos en una sociedad enferma que permite este tipo de malos tratos, y me parece que debemos rechazarlos todos (sobre mujeres, sobre niños, sobre pobres, sobre subordinados... sobre quien sea).

Curiosamente, de un tiempo a esta parte (y sólo en tuiter) siento que tengo que pedir disculpas por ser tío, aunque sea poco. Al parecer hay una corriente de pensamiento (que no me he encontrado en mi círculo cercano en el mundo real -en el que por cierto hay más mujeres que hombres) en la que el mayor problema reinante en la sociedad actual es el machismo y todos los hombres somos culpables puesto que en tanto que hombres pertenecemos al bando opresor y somos beneficiarios de la discriminación aunque no la ejerzamos. Incluso aunque la repudiemos.

Es más, se está produciendo un fenómeno de estalinización tal del feminismo que ahora mismo o estás en el lado extremo del feminismo o estás con los machistas. No hay grises (los grises siempre son incómodos, porque aportan confusión). Incluso se encuentra una nueva raza de conversos (hombres, claro) que atacan con virulencia a todo aquel que no demuestre su mismo compromiso con la causa. Además, parece que el mero hecho de tener pene te incapacita para hablar sobre la cuestión, como si para opinar sobre fútbol hubiera que ser futbolista o para hablar del cine de Spielberg hubiera que ser el propio Spielberg.

Venga, pues vale.

Sobre esto lo único que tengo que decir es que realmente creo en la importancia del movimiento feminista. Que todos los avances que se han realizado durante todo este tiempo ha sido gracias a él y que a veces me da la impresión de que parece que se está dando un paso atrás en mucho de lo conseguido (especialmente en la cosificación de la mujer, tengo la teoría de que por culpa de ciertos estereotipos que transmite la televisión últimamente, si bien considero que esta descerebralización se está dando en ambos géneros). Quizás por eso no haya que relajarse y tengamos que tratar de volver al camino correcto. A pesar de no ser mujer veo un montón de actitudes y situaciones que me ofenden por ser contrarias a la igualdad en la que creo.

Luego por otra parte me gustaría señalar que cada uno puede ondear las banderas que considere oportuno, faltaría más. La militancia es algo realmente valioso y son los militantes de las causas los que realizan cambios en la sociedad a base de vencer las resistencias. Pero que esto no nos haga perder de vista algo: que lo mismo que cada uno es libre de enarbolar las banderas que quiera, yo tengo mi derecho a no adherirme a dichas causas con igual entusiasmo. Es más, si algo hace maduro a un movimiento es el derecho a la disidencia. En el momento en el que dejamos de admitir las críticas ¿qué nos diferencia de los votantes que defienden a capa y espada sus siglas hagan lo que hagan sus miembros con la defensa de "¿y los vuestros qué?". Considero que lo mismo que yo exijo más limpieza en mi bando que en el resto (porque para eso son mi bando y me representan a mí) cada uno que enarbola una bandera es responsable de establecer los controles en su propio bando. No me gusta ser acusado de machista cuando me limito a señalar que yo haría las cosas de otra manera.

En cualquier caso, esta es mi opinión personal y no trato de representar a nadie con ella. Me conformaré si a alguien le sirve de reflexión. Sinceramente espero que este debate sobre la igualdad sea algún día un tema del pasado porque se comprenda realmente que hombres y mujeres somos iguales (con nuestras diferencias) y que debemos tener los mismos derechos. Y espero que en el proceso no se haga una caza de brujas o guerra civil que no creo que beneficie a ninguno de los bandos. Estamos juntos en esto, después de todo. O deberíamos.




*Sospecho que las estadísticas se sesgan más en que pocas mujeres llegan a los cargos donde se cobra más, lo que no digo que no sea un problema, pero es posible que me haya impedido verlo directamente.

17 comentarios:

Gordipé dijo...

"si algo hace maduro a un movimiento es el derecho a la disidencia"

Pues estoy muy de acuerdo contigo. A ver si voy a ser también poco tío...

HombreRevenido dijo...

Me parece muy sensato y acertado.
Aunque cómo saber si estoy en lo cierto siendo un hombre que ve las cosas en plan hombre como hombre que soy.

Blanco Humano dijo...

Gordipé: pues mira lo mismo, porque a mí las mujeres que me gustan suelen ser un poco tío siempre ;)

HombreRevenido: hombre, pues gracias. Siendo hombres estamos equivocados por definición, opinemos lo que opinemos. Pero mira, al menos nos hacemos compañía.

Kris dijo...

A mí me parece absurdo que alguien deba pedir perdón por ser hombre o mujer. Por lo que hay que pedir perdón es POR PERTENECER A LA (mal llamada) RAZA HUMANA (¡Suicidio colectivo!¡Extinción!¡La suerte para hoy!)

He leído por ahí que tienes pene, ergo ti sei un uomo. No hace falta más demostración.

Me gustaría decir que todo es fruto de tu imaginación, pero yo también he percibido, no sólo en twitter sino también en el resto del vasto o basto (aquí vale cualquiera) Internet, un rebrote de machismo, así como de feminismo mal entendido, y empiezo a pensar que quizá este tema sea una faceta más de un mal mayor: lo maleducada que se está volviendo la gente.

Saludos desde imaginolandia

PD: Me he llevado una decepción, con tanto oírte hablar de motos y armónicas creí que de mecánica sabías de aquí a Lima.

PD2: No sé si hay alguna norma sobre el rollo que podemos soltar en los comentarios. Si me paso mucho, por favor, avisa, que yo enseguida me dejo llevar por viejas costumbres y te puedo aburrir a muerte.

ender dijo...

Pues mira, dices cosas en este post que pensaba que solo me pasaban a mi. Nunca he podido entrarle a una tía en una discoteca porque es eso, soy el 235 que lo hace. Y es que me sabe realmente mal.

En lo referente al resto, pues para variar, totalmente de acuerdo contigo. Yo también estoy en el mundo ese de los "tonos de gris", más que en el blanco y el negro. Curiosamente, a mi lo que me pasa en el extranjero, es que soy poco español (para los tópicos típicos, por supuesto) y muchas veces también tengo que casi pedir perdón por ello.

Eso si, a mi me gusta el fútbol.

Bruja Naranja dijo...

Eres tan adorable como pareces? Me confundes

Bruja Naranja dijo...

Eres tan adorable como pareces? Me confundes

Bruja Naranja dijo...

Por qué se duplica????? Aaaaaaarggggghhhh

Blanco Humano dijo...

Kris: Igual no es tanto falta de educación como que twitter está muy polarizado. Todo internet, en realidad. Supongo que si eres gris y normal no destacas.

PD: de armónicas entiendo bastante y puedo decirte cuantos cilindros tiene un motor de una moto por el sonido y probablemente el país de origen. Otra cosa es que sepa desmontar un carburador.

PD2: extiéndete lo que quieras, estás en tu casa.

Ender: Bueno, no he dicho "nunca". Luego aprendí a decir cuando decían con la mirada "ven aquí´, tonto" o a entablar conversaciones casuales para tantear. Es bastante difícil, la verdad.

La verdad es que no tengo ni idea si el el extranjero soy poco español. He estado, pero no me han dicho nada.

Bruja Naranja: estaría mal que dijera que sí, aquí que supongo que no. Aunque probablemente sí.

Bruja Naranja 2: estaría mal que dijera... oh, lo siento. Es demasiado gracioso para dejarlo pasar.

Bruja Naranja 3: mira, este no. Tu móvil te odia.

molinos dijo...

No había leído esto. Entre el jiji jaja que nos traemos en tuiter y lo de los posts a cuatro manos, bueno y que no actualizas nunca se me había pasado.

Yo no soy poco mujer. Jamás pienso en mi como mujer, pienso como Ana, como en mi. ¿Soy feminista? Pues mira, sí. Quiero que los derechos que en teoria tenemos iguales sean de hecho iguales. Quiero que a mis hijas, niñas, mujeres en el futuro nadie les diga que no pueden hacer cosas de niños o que no encuentren modelos de mujeres para lo que quieren ser. Una quiere ser policia de la brigada canina e ingeniera y la otra veterinaria.

Ahora bien, peleo por eso, me pego por la mierda del rosa y azul y me indigno si en un congreso hay 50 ponentes y solo 2 mujeres...pero no monto pollos, ni pierdo un milisegudo de mi tiempo por el tema de depilación si o no, por un chiste sobre rubias tontas o cualquier otra memez por la que se enarbolan pancartas absurdas en twitter. Es tan facil tener la piel fina en twitter, tan facil y tan patético.

Asi que me cabreo cuando se pierde el tiempo, las energías y la indignación que mueve montañas en lapidar al CM manager de Jotdown por una gilipollez absoluta y no por otro millón de cosas más graves.

Ah, y a mi un piropo bien dicho me gusta y uno mal dicho lo ignoro y me olvido.

Ha dicho Jehová. Que me lapiden.

Blanco Humano dijo...

Molinos: es que no le di publi porque pensé que me podían caer hostias del feminismo radical (especialmente de tíos, que ya me ha pasado por dar mis opiniones en tuiter) y pasaba de calentarme innecesariamente.

En todo lo demás NO PUEDO ESTAR MÁS DE ACUERDO. De hecho mi desapego del feminismo radical es que se ha convertido en un atacar todo, todo el rato y muy fuerte, que carece de sentido, haciendo que gente como yo, que opina igual que tú, se vea casi igual de atacado por las(los) extremistas que los que opinan que a las feministas lo que les pasa es que no se las han follado bien.

Me alegra ver que hay gente que tiene puntos de vistas razonables. En fin, ya sabemos que tuiter es un patio de vecinas, pero de vecinas psicópatas.

Anónimo dijo...

Simplemente quiero darte las gracias por mirar a los ojos a una mujer "antes de entrarle" en un bar y por fijarte en su "comunicación no verbal" ..... porque cuantas veces nos hemos preguntado mis amigas y yo en un nuestros tiempos "jóvenes" (ahora no tenemos tiempo para salir de copas) "porque vendrá este tío a ligar y a no dejarnos tranquilar, cuando nadie le ha invitado".
Sólo por eso... Gracias.

Enebea dijo...

Me ha encantado tu reflexión, se me ha hecho corta y todo (en serio).
Olé y olé.

Por cierto, en el asterisco del final de tu escrito haces una suposición muy buena, pero que no es cierta (por desgracia). He estado en empresas en las que mi compañero de al lado cobraba más que yo haciendo la misma faena, y yo llevaba más tiempo en la empresa. Espero que eso cambie (de hecho, esperaba que hubiera cambiado ya).

En un mundo perfecto, en la política, en las ponencias, en los trabajos, en los altos cargos... se pondrían las iniciales de los nombres, y no se sabría su sexo. Solamente estarían los que sirven, independientemente de lo que lleven debajo de la ropa. En esa perfección hipotética, si hubiera pocas mujeres sería porque no les ha interesado estar, y si hubiera muchas no se debería a que se ha de cubrir una cuota femenina.

Me gustan los tíos que se comportan como personas. Que les guste el fútbol o que no (qué más dará), a las tías también les pasa. Que usan cremas o no, las tías también se embadurnan. Hay mujeres a las que les apetece usar taladros y tíos que cocinan como dios. Para eso estamos en el siglo XXI.

Hay tíos que llevan los pantalones "cagaos" porque no se atreven a llevar bandolera y van con los bolsillos a tope. Ese "no atreverse" da un poquito de risa.

Que me ha gustado mucho leerte. Mucho.

-----

Por cierto, he leído también tu entrada sobre Birdman (peli que no veré).

No quiero que una cabra se enamore de un héroe (aunque no sé si sería tan grave), así que te dejo el comment aquí.
:-D

Blanco Humano dijo...

Anónimo: no hay de qué. Además es una cuestión de optimizar, no sirve de nada (bueno) entrarle a una chica que no está ahí receptiva a que le entren. Y mira que es sencillito ver las señales. Esto lo debían enseñar en el instituto, y dejarse de tanto sistema de ecuaciones...

Enebea: Gracias, me alegro. Y me indigna muchísimo y me escandaliza que pase lo que me comentas. Y no lo entiendo, además. Es que es absurdo (antes decían "es que el hombre tiene que mantener a la familia, la mujer trabaja por distraerse" pero espero que hayan muerto todos los que decían eso de un ataque de caspa).

Y yo también creo que hay personas más que hombres o mujeres. Qué más da lo que les guste hacer.

Y me sabe mal desanimarte de ver Birdman, pero seguramente te ahorro un tostón si con lo que comento no te apetece verla. Casi te hago un favor.

ender dijo...

Enebea, te interesará saber, quizá como curiosidad, que en Finlandia no es común poner en un CV ni tu foto, ni tu edad, ni tu sexo, aunque el sexo se adivina con el nombre, claro. Y no se hace porque lo que importa es la formación y la experiencia que tengas, no tu cara ni tus arrugas.

No es un mundo perfecto, pero existe un mundo mejor :)

ender dijo...

BH, será sencillo para algunos ver esas indicaciones. Supongo que la mayoría o no las ven y por eso les entran a todas las tías o no las entienden, como yo, y por eso no le entran a ninguna.

Casi casi diría que aquí el raro eres tu ;)

Enebea dijo...

Blanco Humano, tienes razón. Antes decían eso. Lo del ataque de caspa me ha provocado uno de risa, je je.
Trabajar para distraerse, ja ja ja.
Y ja.

Ender, Finlandia es como un ejemplo en muchas cosas. Queremos ser europeos, pero nos falta un poquito de algo... qué pena.
Gracias por el comentario, sí me ha interesado.