jueves, 18 de noviembre de 2010

Top five de ocasiones perdidas

El otro día, en lo que se puede considerar un acto de inmodestia injustificada (causado probablemente por una inconsciente necesidad de negar la evidencia de que soy feo como un orco) conté los intentos extraños, por parte de mujeres, de ligar conmigo (algo extraordinariamente extraño, tengo que reconocer). Hoy lo justo sería que hablara de mis propios intentos extraños de ligue, pero claro, de eso no puedo hablar porque donde pongo el ojo meto la p como soy un ser timido y sensible, raramente me acerco a las mujeres con esa intención (bueno, en ocasiones pienso en hacerlo, pero solo les miro fijamente a los pechos mientras babeo un poquito; eso sí no digo nada por no incomodarlas).

Mucho mejor, creo que voy a hacer un autoescarnio de mis mejores ocasiones perdidas. Son esas chicas que por un motivo u otro se me pasaron y que ahora mismo recuerdo.

5. La maciza del instituto. Vale, ya se deduce del contexto que yo era un polluelo sin experiencia, pero la verdad es que me gustaba hasta ese punto en que consideras que no eres digno ni de hablar con ella y ya te parece una pasada que te considere amigo y se ría de tus chistes. Lo cierto es que la vi años después y me di cuenta de que era totalmente humana (hasta donde pude apreciar) pero en aquel momento no me lo parecía. El bonus está en que justo antes de que el capitán del equipo de rugby la descubriera y se la quedara para siempre, salía con lo más parecido a Golum que había en clase. Hasta que la dejó (¡él!). Que si yo hubiera sido un más poco más rata almizclera listo, aquél hubiera sido un momento estupendo para empujar un poquito poner el hombro para que llorara en él, pero la verdad es que ni lo intenté. Una pena, era un encanto de chica (tiempo después supe que medio instituto estaba enamorado en secreto de ella; y yo pensando que era original). 

4. La maciza de la facultad. Vale, aquí voy a reconocer que no tenía ni la más mínima posibilidad. Es como si hubiera estudiado con Megan Fox o Eva Mendes (que seguramente son humanas y conocían gente antes de ser megafamosas). Esta no se ha hecho famosa, pero estaba a ese nivel. Lo que pasa es que era lo que los americanos llaman 'chica de la puerta de al lado' es decir, totalmente normal e incluso simpática (si, lo siento, pero los tíos no estamos acostumbrados a que las chicas muy guapas se comporten normalmente; yo llegué a la conclusión de que la belleza extrema volvía locas a las chicas; ahora tengo otra teoría, pero no la pienso contar*). Por una de esas casualidades era camarera los fines de semana en el local al que yo iba (juro que yo ya iba antes allí) y la primera vez que me dijo 'huy, tú vas a clase conmigo, ¿no?' casi me da un infarto. En una peli hubiera sido la frase de entrada para una bonita relación, pero yo en aquel momento solo fui capaz de saludarla cuando la veía y cruzar comentarios ocasionales en su barra. ¿Sabes cuando crees que estás en otra liga? Ahora creo que es un poco chorrada, pero entonces eso era como si hubiéramos sido de especies distintas...

3. La maciza del curro. Esto fue tiempo después en un curro de mierda que tuve hace tiempo. Un curro en el que había muchísima gente y la mayoría -aplastante- mujeres, así que por pura estadística tenía que haber alguna muy guapa. Había muchas, la verdad, pero una en concreto era un escándalo. También era simpática -yo es que soy raro, las tías malencaradas no me caen bien, de entrada- y un compañero mío de entonces y yo nos dedicábamos a tontear con ella, aunque la verdad es que de la manera más inocente (yo al menos; sospecho que él un poco menos inocente). Aquí reconozco que hubiera estado feo intentar nada porque mi novia curraba en la misma empresa y lo sabía todo el mundo. Si, currar allí era como trabajar en una pastelería y estar a dieta... (vale, exagero; siempre he sido fiel como un perro, la verdad es que ni me lo planteaba; lo pienso ahora).

2. La compañera de academia. Este es un caso especial. No se trataba de que fuera maciza, es que por algún motivo la encontraba irresistiblemente atractiva. En realidad no debería estar en esta lista, porque no me arrepiento, yo tengo una preocupante tendencia a que me atraigan las mujeres manifiestamente locas y sospecho que esta lo estaba. De hecho, estuvimos a una cerveza de que pasara efectivamente. Hubiera sido raro, ella estaba a punto de casarse con un tipo que había ido a clase conmigo. Vale, al final no pasó y seguro que fue mucho mejor para los dos. Pero a veces aun me acuerdo de ella... 

1. La amiga del instituto. Volvemos atrás para retomar a una de la que ni entonces me di cuenta. Tardé años descubrir de que me hubiera encantado salir con mi mejor amiga del instituto. Me di cuenta porque al final el tipo de chicas que me atraían era muy similar a ella, sí no físicamente, sí en cuanto a carácter. Todo lo que puedo decir es que fuimos súper amigos y no sufrí nada por ello, incluso a pesar de que me contaba cada desengaño o cada conquista. Diez años después me hubiera dado cuenta de que en realidad yo no la quería como amiga, pero en aquel momento ni me enteré (si alguien piensa que no nos liamos porque no estaba buena, tengo que decir que sí que lo estaba, lo que pasa es que yo la veia más como amiga; en cualquier caso ella a mi también, hubiera dado lo mismo, supongo).


NOTA: si a alguien le molesta el término 'maciza' lo puede sustituir mentalmente por 'chica guapísima', que vale igual y parece que ofende menos. Podría decir 'persona maravillosa' pero temo que no iría con el tono de este post...


*Vale, como sé que lo vais a pedir, la cuento: las macizas se portan como perras porque pueden. Y antes de que me peléis en los comentarios pensadlo un poco y reconoceréis que habitualmente es así**.


**Excepto mis lectoras, que son todas diosas griegas de la belleza pero se portan como la prefecta chica de la puerta de al lado, claro...


 
En la imagen, una rata almizclera. El mono de la documentación, una vez más, resumiendo lo más importante del post en una sola foto...


16 comentarios:

Sr. Cuervo dijo...

Joder, Human Target, si es que estás hecho un dandy.

Aunque no te creas, que yo también he perdido ocasiones. Eso sí, con tías creo que ninguna. A ver... no, todo tíos. Que ojo, como te comentaba en otro post, no me quejo, que te sube igual la autoestima a no ser que seas homófobo.

El caso más extraño fue en un after (no me preguntes qué hacía yo en uno) en Bilbao, donde había un tío vestido de Espinete y se quitó la cabeza para invitarme a una copa.

Brizna dijo...

Que me he estado riendo muy alto mientras leía no hace falta que te lo repita, que ya te lo he contado en Twitter hace cinco minutos de nada...

Supongo que todos tenemos alguna historia de estas, aunque yo creo que no llego a cinco por mucho que rebusque en el baúl de los recuerdos...

Brizna dijo...

¡A mí siempre me ha gustado Espinete! Y además en Bilbao... cachis en la mar, qué mal repartido está el mundo jajaja

Juan dijo...

Ahora tengo ganas de ver como eran esas mujeres, no por ganas de nada con ellas, sino por ver que mujeres te atraen, yo es que soy de tías pechugonas, en plan Monica Bellucci que no Keira Knightley, vamos, que me gustan con carnes.

Islander ! dijo...

Pero q súper cuqui que pareces... En tus últimos posts estás como... más abierto, más ¿sentimental?, más "oh,qué mono".

¿Sacarás alguno de 'las veces que he sido un capullo'? ¿O no lo has sido?

Speedygirl dijo...

Pues es una suerte que estuvieras enamorado de tu amiga del instituto y no te dieras cuentas, porque lo normal a esa edad es ser consciente de tu amor imposible y sufrir como un condenado... Es un caso típico que nos ha pasado a (casi)todos, yo creo...

Totoro dijo...

joo... que monooooo y la rata almizclera tambien.. un poco mojada y esas cosas pero nada que una buena secadora no pueda arreglar.

Cachissss....la maciza de mi insti, no era perra, no podia. El dia que repartieron cerebros no le toco... asi de simple... (y no lo digo yo, lo decian los que se la ****...recitaban poesia con ella)

Mi mejor amigo del insti...ummm... al final sufrimos los dos como tontos.. nos dimos cuenta de que nos gustabamos.. pero a destiempo...

Biónica dijo...

Qué bueno!!!!

Una duda... qué es eso de la estrategia de rata almizclera? y por qué almizclera?

En mi caso, yo era el último monito en el cole. En el insti seguí siéndolo, suspiraba por un chico, pero tenía noviete, y yo también como los perros fieles (es que perra fiel... convendrás conmigo que suena fatal).

En general he sido de suspirar poquito. Como soy asmática y eso... xD

Nina París dijo...

Ya veo que no soy la única que tiene miedo de acercarse a alguien que considera que está en otra división superior, qué complicadísimos somos los seres humanos, je je.

Misstress X dijo...

Oh! Qué gran descubrimiento este blog. Me lo agrego a mis blogs de cada día. :D

Barbijaputa dijo...

Si es que me tienes comiendo de la palma de tu mano...

Barbijaputa dijo...

(Por cierto, 48 horas desaparecido no te parece un exceso?)

~√V''^√~√V^√V'^~---Neurótika---~√V''^√~√V^√V'^~ dijo...

Menos mal que has puesto la última aclaración ¬¬
A mí me ha parecido tierno el post... El hecho de que las recuerdes ya es algo bonito. :D

Blanco Humano dijo...

Sr. Cuervo: ¿Tú crees? Bueno, no sé, pero gracias, en cualquier caso.

Yo también he perdido alguna ocasión con tíos, pero en ese caso no lo considero perder ocasiones, es más bien hacer la culebra. Pero sí, algo también sube la autoestima.

Brizna: Jajaj... si es verdad, lo has dicho. Y qué suerte que no tengas cinco ¿has aprovechado todas las ocasiones? Bien por ti.

Brizna 2: Vale o te has confundido contestando de post o no acabo de verlo ¿qué tiene que ver Espinete con esto? Porque sinceramente, no creo que tuvieras alguna ocasión de tener contacto romántico con Espinete... (por cierto, lamento el spoiler, pero lo que estaba dentro de Espinete era una tía)

Brizna 2 (Actualizado): Vale, esto me pasa por contestar los comentarios AL REVÉS. Misterio resuelto. Si un día quiero ligar contigo, ya se que ropa me tengo que poner. Ya te lo digo, no me veo.

Juan: Mmmm... he estado tentado de añadir fotos, pero temo que ninguna que encontrara les haría justicia en mi cabeza. Digamos que hay una morena, una castaña, una mulata, una pelirroja, y una rubia. Creo que el único nexo sería que ninguna de ellas parecía anoréxica (aunque la pelirroja era delgadita). Y sí, Keira Knightley es guapísima, pero parece que no come lo suficiente...

Islander!: jajajajaj... ¿en serio? jo, voy a tener que hacer introspección para ver que falla.

Y no, no haré un post así. No se me ocurre cuando he sido yo un capullo, así igual la respuesta es 'todo el tiempo'.

Speedygirl: pues la verdad es que si, porque ella tampoco creo que me pudiera ver de aquella manera. Y si, la adolescencia es mucho de tener esos sufrimientos. Pero es bonita ¿no?

Totoro: Ah, pues gracias. No esperaba resultar mono, en serio. La rata si que lo es, contra todo pronóstico. Y sinceramente, prefiero una maciza tonta que perra. Lo de tu mejor amigo debe ser típico, conozco casos de esos. Eso debe ser casi lo peor...

Biónica: jajaja... significa algo así como ser un poco carroñero o saber sacar partido de la situación. Y es almizclera porque suena bien. Además ¿no es mona? (la expresión no es mía, se la mangué a Gomaespuma)

Y es verdad, perra fiel suena fatal... XD El lenguaje es sexista, es un hecho. Y hey, yo era segundo reserva en el equipo de lúsers de mi instituto y mírame ahora, tengo un blog maldito con diez lectores, todavía hay esperanza para nosotros... poca, es cierto...

Nina París: Bueno, creo que le pasa a casi todo el mundo, y a veces es bueno tener algo de instinto de superviencia, aunque sospecho que es mucho mejor tratar de leer las señales. Lo que pasa es que a menudo se nos da tan mal...

Misstress X: Ah pues, gracias. Te diría que no suelo escribir posts así, pero parece que cada vez más, así que...

Barbi: Yeah right. Eso era antes, ahora ya ni me mimas ni me haces ni caso... snif... ¿alguién más escucha ese violín?

Barbi 2: Un poco sí. Diría que no se repetirá, pero temo que sí. You know...

Neurótika: no creo que fuera necesaria, pero por si alguna se molestaba. ¿Es bonito, en serio? ¿tú crees? Bueno, nunca está de más desempolvar un poco los recuerdos...

exseminarista ye-ye dijo...

"...yo tengo una preocupante tendencia a que me atraigan las mujeres manifiestamente locas..."

Tranquilo, no estás solo (y no es que uno sea particularmente normal, qué va, todo lo contrario) :-)

Blanco Humano dijo...

Mal de muchos... pandemia. Supongo que le pasa a bastante gente, si.