viernes, 18 de septiembre de 2009

El retorno de los PC's muertos

Hoy tocaba otra cosa, pero el universo me odia, que se le va ha hacer. La presente es para comunicar que mi PC ha muerto (de nuevo). Ahora mismo no estoy en medio de un ataque de ansiedad porque sé que es sólo la fuente de alimentación lo que ha fallado y porque todos mis archivos importantes están guardados en un disco duro externo que estoy seguro de que está sanísimo (porfavorporfavorporfavor...).

La verdad es que esto ya me pasó antes, hace poco. Un día de repente -y después de irse la luz, así que supongo que a causa de una petada subida de tensión- el ordenador no se encendía. Justo cuando ya había quedado con el del servicio técnico para llevárselo, volvió a funcionar espontáneamente. Pero vamos, ya me imaginaba que después del aviso, esto se repetiría.

Precisamente ayer, después de una tormenta tremenda -que por si misma daría para un post- se fue la luz. Cuando después de varias horas sin electricidad se me ocurrió mirar los plomos para ver si el fallo era solo mío o afectaba al resto de la humanidad volvió la luz vi que el ordenador se negaba a arrancar.

Creo que este fin de semana, este problema va a afectar poco a mi vida, más allá de que no podré navegar, ni emesenear, ni actualizar el blog (cosa ésta última que tampoco suelo hacer los fines de semana, la verdad). De todas formas hoy voy a tener un curro del carajo y en cuanto suelte el teclado a las seis (espero, que sea a las seis, porque si es cinco minutos más tarde, correrá la sangre) no me van a quedar ganas de ponerme delante de un ordenador en un rato. De hecho tengo previsto salir corriendo al bar de los viernes a beber cerveza con mis amigotes hasta que se me pase (o hasta que pierda el sentido, lo que suceda antes). El plan para mañana es incluso mejor, así que tampoco me esperéis encontrar el lunes, ni muy brillante ni muy despejado...

Así que, de forma alegórica, hoy me he puesto mi camiseta de AFK [away from keyboard] y no se cuando me la quitaré (bueno, metafóricamente; me parecería una guarrería no cambiarme de camiseta hasta que tenga ordenador. Ya sé que ahora mismo sí que estoy delante del teclado, pero me parece raro atender a la gente en topless.

Para ser una persona que no sabe vivir sin un ordenador con conexión a internet, estoy sorprendentemente tranquilo. ¿Estaré en la fase de negación?

5 comentarios:

Ixchel dijo...

Desde luego deberíamos mirarnos un poco eso de la adicción que nos causa la tecnología. A mi también me cuesta vivir sin un ordenador sin conexión a internet. Incluso, sin móvil. Vamos a tener que fugarnos una temporada a una isla desierta, a desintoxicarnos...

Bichejo dijo...

Sí, estás en fase de negación, obviamente.

Radagast dijo...

Mira qué bien. Yo pensaba que era el único que está apunto de tirarse por un puente cuando falla la informática...

Barbijaputa dijo...

En qué fase estás ahora?

Blanco Humano dijo...

Ixchel: yo lo intenté, si, pero antes contraté un plan de datos para mi móvil...

Bichejo: ya no. (AAAAAAARRRRRRGGGGHHH....)

Radagast: Mi adicción a la tecnología es manifiesta. Tengo tanto miedo a un fallo masivo del ordenador (pero de los que duelen, de disco duro) que estoy pensando comprar un SEGUNDO disco duro externo para tener una segunda copia de seguridad de mis datos en un sitio físico distinto. Para la ubicación estoy dudando entre casa de mis padres o una caja de seguridad en Suiza...

Barbi: IRAAAAA.... hoy puede morir alguien, ya verás. Aunque a ratos me invade una melancolía infinita en la que suspiro mientras miro al infinito... si, ahora mismo soy una mezcla entre Hulk y un poeta romántico...