martes, 29 de septiembre de 2009

Podría ser peor

La verdad es que este no es un blog personal, pero supongo que tener el único blog de internet que podría celebrar sus quedadas en una cabina telefónica, tiene ciertas obligaciones. Una de ellas es que cuando desapareces un tiempo sin avisar tienes que justificarte. Ya aviso que esta es una de esas historias que no da para un post, pero se hará lo que se pueda.

La semana pasada, y al parecer por efecto de una tremenda tormenta se fue la luz de mi base secreta. Bueno, para ser exactos, cuando yo llegué por la tarde ya no había.

A medida que oscurecía lo fui llenando todo de velas -ir de un lado a otro con una linterna en la mano es un coñazo- y para cuando ya estaba pensando ponerme una bata roja de raso y tocar algo al piano junto la chimenea, fui súbitamente consciente de tres cosas:

1. No tengo ninguna bata de raso (imperdonable por mi parte, lo sé)

2. No tengo piano. Tengo un casiotone en alguna parte, pero no tiene pilas. En cualquier caso estoy casi seguro de que el efecto dramático no sería el mismo.

3. No he mirado los plomos para ver si la avería es solo mía o afecta al resto de la humanidad.

Mi magnífico sintetizador. Sí, sé que me envidiáis...

Como ya supondréis -básicamente porque ya lo conté hace dos posts -que ahora que lo pienso me podía haber ahorrado la introducción- eran los plomos. Con una confusa mezcla de alivio por disfrutar de uno de los grandes inventos del siglo XX el porno en internet la electricidad, y la sensación de ser completamente imbécil, me dirigí a mi fiel PC. Que se negó a arrancar, por supuesto.

No pasa nada, que no cunda la calma. Se lleva a arreglar y punto. JA.

Lo primero que hago es llamar al seguro para comprobar que mi póliza cubre los daños por fallo eléctrico. Los cubre. Todo en orden.

Luego llamo al informático para pedir cita. Descubro sorprendido que los informáticos no dan cita. Me dice que les lleve mi sistema cibernético. Me parece una petición algo estrambótica pero accedo. No puedo creer que podamos mandar naves a Marte y no me puedan arreglar una fuente de alimentación por teléfono. Nos han engañado con esto del futuro, que se le va a hacer...

Llevo el PC. Me preguntan qué le pasa y lo explico. Pregunto si piensa que lo cubrirá el seguro y me dice que claro. Pregunto si me cubriría una grabadora de DVD nueva y me dice que claro. Pregunto si ya puestos se podría sustituir el módem interno que no funciona y me dice 'hombre, pero es que eso no lo tienes que gastar; eso es una cosa muy antigua de cuando los ordenadores se conectaban por internet a través del teléfono'. Que cachondo, el tío. Le explico que vengo del pasado y que por un motivo que no puedo desvelarle pero que es fundamental para el futuro de la humanidad, necesito que me arregle el módem interno. Accede a regañadientes. Coqueteo mentalmente con la idea de sustituir también mi ratón por uno óptico, pero la descarto porque me parecer ya abusar.

Estoy en el trabajo. Me llama el informático. 'Oye, que tu módem está bien, lo que no va es el sistema operativo, tenemos que cambiarlo. ¿Hay algo el el ordenador que quieras conservar?' . Si, la etiqueta de 'Intel Inside', no te jode. Estoy razonablemente seguro de tener mis datos a buen recaudo, pero aun así encargo una copia de seguridad. Solo por si acaso.

A pesar de que estoy hasta las orejas de trabajo, voy pensando en segundo plano. Le llamo.

-Oye, ¿que sistema me vas a poner?

-Como tu ordenador tiene licencia de un Windows Xp (tm), pensábamos ponerte ese. ¿Tienes algún otro sistema operativo original?

-Jajajajajaa... espera ¿que lo estás preguntando en serio? ¿No vienen todos en CD's de Verbatim? Vale, carga lo que quieras. Pero, ¿me váis a dar algún CD? Es que el software original estaba en una partición de resguardo que me cargué hace tiempo porque no funcionaba bien...

-No. ¿Para qué lo quieres?

-Nada, tonterías mías, por si algún día me falla el sistema operativo, aunque supongo que eso no pasa nunca. Bueno vale, haz lo que tengas que hacer. Te dejo que tengo mucho trabajo.

-Vale, el jueves puedes venir a por él.

Después de muchas amenazas y un par de cabezas de caballo, consigo que me lo tengan el viernes a última hora. Es demasiado tarde para probarlo por motivos que no vienen al caso.

El sábado me levanto y arranco el ordenador lleno de esperanza y algo acojonado. Descubro que he vuelto al pasado. Mi magnífico xp pirata modificado artesanalmente para parecer un vista -aunque sin los detalles más horteras- tiene un aspecto como muy del pasado. Llámame raro, pero el rollo retro solo me mola cuando no es de verdad. En realidad eso no es nada comparado con la frustración que me supone volver a instalar los 1000 programas que necesito tener en el ordenador aunque solo gaste una vez a las mil. Conecto internet para empezar con la dura tarea de actualizar.

Bueno, trato de hacerlo.

Mi módem que-funciona-perfectamente no detecta tono de marcado.

Ssssstupendo...

¡Mis iconos! ¡Mis accesos directos! ¡Mi hermoso fondo de escritorio!
Espera... ¿es un Teletubbie aquello que veo allí al fondo?

Así que tengo un sistema operativo del pasado para nada. Y vuelvo a tener que utilizar un viejo módem externo (que empiezo a sospechar que no me atreveré a tirar nunca) cuyos drivers no tiene el Windows y tengo que extraer de un diskette, que eso si que es del pasado. Y por delante tengo un horizonte de unas mil horas de actualizar e instalar programas. En fin.

Ayer llamo al técnico para explicárselo y me dice que se lo vuelva a llevar para el comprobar el módem (cosa que obviamente no hicieron la primera vez). En el peor de los casos dirán que funciona y tendré que buscar a un hechicero para que busque el fallo matando gallinas sobre el cajetín del teléfono. En el mejor me volveré a quedar sin ordenador para que me pongan uno nuevo...

Claro que no quiero ser negativo. Podría ser peor. Podría llover como si fuera el fin del mundo el día en que tengo que llevar mi ordenador al servicio técnico.

A ver como les cuelo ahora a los del seguro daños por humedad producidos por un corte en el suministro eléctrico...

11 comentarios:

ender dijo...

Como tu bien dices, podría ser peor. Cada vez me queda más claro tu y yo estamos en la misma parte del mundo.

Por cierto, solo por dar algo de envidia: Estoy de vacaciones.

Jezabel dijo...

La sola idea de verte en bata de raso tocando el piano junto a la chimenea, supongo que en la siniestra soledad de tu mansión, hace que se me pongan los pelos como escarpias. Si finalmente te compras un piano, por lo que más quieras, grábate. Grábate y envíamelo. Pagaré cualquier precio.

Bichejo dijo...

Sólo dos cosas:

1. a mí me regalaron el casio ése por la comunión, ahora tengo un modelo algo más avanzado...PLAN RENOVE!!!

2. tu vida electrónico-meteorológica es un puro drama

Cattz dijo...

Yo quería el Casio de las lucecitas que te guiaban y los reyes me regalaron uno mucho más chulo sin lucecitas. Obviamente con mi oído musical de sordo de nacimiento con retraso mental profundo abandoné el teclado a la semana.

Blanco Humano dijo...

Ender: Yo diría más: puede que incluso en el mismo hemisferio.

Y te iba a decir que tuvieras cuidado por el sol por hacer la coña sobre estar de vacaciones en esta época, pero después de nuestra conversación sobre las teutonas y la selva negra, la verdad es que me has dado envidia.

Por cierto ¿te vas a Cuba, no? Igual no lo he entendido bien...

Jez: sabía que la imagen te gustaría a ti especialmente. Y un piano no sé, pero he visto un sillón estupendo últimamente por internet, si quieres te grabo eso... XD

Bicheno: no, este fue mi plan renove. A mi en la comunión me regalaron un clavicordio. Yo es que soy más mayor...

Cattz: Aaah... ese Casio molaba un montón, yo también lo quería. Mira, me has hecho volver a la infancia...

Jezabel dijo...

En un sillón, sujetando una copa de coñac mientras miras las llamas con mirada perdida? ¡Vale!

Bichejo dijo...

Bicheno?????

ender dijo...

Yo nunca he tenido un teclado de esos de lucecitas y sonidos (si exceptuamos el de cualquier pc normal, claro).

¿Soy raro, doctor?

Blanco Humano dijo...

Jez: me alegro de que no te acuerdes de qué sillon te hablo, más que nada para no arruinarte la imagen...

Bichejo: maldita dislexia... mil veces sorry Bich. Es que escribo deprisa y con tendencia a no mirar las teclas, ya lo sabes... (por lo que veo a veces ni miro la pantalla) Valga como excusa que la j y la n se hacen con el mismo dedo...

Ender: Raro tú? Que va. Hombre, si eso lo de las cucarachas un poco si, pero vamos, aparte de eso nada...

Jezabel dijo...

>>Jez: me alegro de que no te acuerdes de qué sillon te hablo, más que nada para no arruinarte la imagen...

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO


¡MALDITO!!!

Blanco Humano dijo...

Vale, veo que ya te acuerdas.