lunes, 30 de agosto de 2010

El secreto de la felicidad finalmente desvelado

Hace tiempo que quería tocar el tema de la felicidad. Lo que pasa es que estaba leyéndome un libro de Punset sobre el tema y he querido esperarme a terminarlo no fuera que luego cambiara de idea sobre lo que yo pensaba (si, año y medio, qué pasa; leo despacio porque no consigo leer los libros de uno en uno). La verdad es que el libro me ha encantado, tanto que pensaba reseñarlo. Lo que pasa es que luego he pensado 'qué va, mucho mejor hacer mi propia entrada sobre el tema enmendándole la plana; total, ¿quién se cree que es para pontificar sobre nada?, yo soy un bloguero reputado soy un bloguero conocidillo tengo un blog...' Al final sus conclusiones y las mías son parecidas, pero voy a añadir algunos puntos y eliminar alguno de los suyos (con un par). Eso sí, el libro lo recomiendo muchísimo, nadie debería perdérselo.

Me vais a perdonar si esta entrada no es demasiado ordenada. Tened en cuenta que seguramente el señor ese del pelo raro se tiró un año estudiando para hacer su libro y yo tardo una hora y media en hacer una entrada (bueno, en realidad algo más). Por cierto, aunque no lo parezca, esta entrada es seria.

Nota: Estas recomendaciones obviamente están pensadas para una persona media de mi contexto socio-cultural. Pueden valer para un norteamericano o un francés, pero es poco probable que valgan para un africano o un inmigrante sin papeles. Si tu principal problema es la supervivencia -de la guerra, hambre, o una enfermedad grave- nada de esto va a tener sentido para ti.


1. Mira el lado bueno, disfruta de la vida. Es muy difícil ser feliz si te centras en lo mal que lo estás pasando o en la manía que te tiene fulanita del trabajo. Siempre todo tiene un lado bueno. Si miras el malo, es más fácil que estés siempre de mal humor. Y sobre todo haz lo posible por evitar el miedo, la angustia, el odio y cualquier tipo de sentimiento negativo. No te hacen bien y no sirven para nada.

2. No te tomes las cosas demasiado en serio, ni a ti mismo. En parte se deriva del anterior. En parte tiene que ver con que todo tiene la importancia que se le de. El zen se basa en esto tan sencillo. Esto es como el sexo, si te relajas es más fácil disfrutar. Y sobre todo, si eres capaz de ver el lado divertido de las cosas, al menos te reirás. Piensa que nadie sale con vida de aquí, así que es mejor divertirse mientras estés.

3. Gústate. La autoestima es fundamental para la felicidad. Pero yo no voy a pedir que te tengas un amor incondicional, tienes que merecerlo. Y yo creo en el cambio. Si algo no te gusta de ti, cámbialo hasta gustarte. Sé que hay cosas contra las que no se puede luchar, pero contra muchas sí, y a menudo nos ponemos un montón de excusas para no hacerlo.

4. Disfruta haciendo algo. a ser posible algo creativo. Mirar la tele comiendo ganchitos no cuenta. Tiene que ser algo que después de hacerlo te sientas orgulloso/a. Punset pone el ejemplo de un físico apasionado (pero físico de los que estudian física, no de cuerpo). No creo que mucha gente sepa vivir la física con esa pasión. Yo suelo aconsejar disciplinas artísticas como escribir o pintar, aunque entiendo que no todo el mundo está dotado para el arte (sin ir más lejos, yo mismo). En fin, supongo que cada uno tiene que buscar la suya*. Eso sí, mejor si no es el culturismo, que se quedan unos cuerpos rarísimos.

*Pero no hablo de un hobbie, hablo de que hagas algo que te guste mucho. No es como para pasar el rato, sino más bien para que te parezca que en ese rato has hecho algo que vale la pena. La mayoría de gente no tiene un trabajo del que disfrute, creo que es importante tener algo que nos realice en nuestro ocio.

5. Del amor (y otros demonios). En este punto me temo que no lo tengo tan claro como Punset. Él habla de la importancia del amor en la felicidad. Para mi, un amor no correspondido puede hacerte sentir muy vivo, pero es como que te pique algo y no poder rascarte. Y seamos realistas, el amor para toda la vida no existe. Me temo que no voy a poder dejar este punto cerrado, sospecho que hay varias maneras de afrontarlo. Siempre he pensado que la monogamia sucesiva era lo más parecido a una solución.

6. Relaciones. No te aísles. Parte importante del desarrollo humano se basa en el contacto con los demás. Hay gente que puede vivir feliz aislado en una cueva, pero -y aunque a todos nos dan ganas de aislarnos de vez en cuando- no es lo habitual. Eso sí, tienen que ser relaciones de verdad. Si no sientes empatía, no son reales, no vale fingirlo (tampoco vale depender absolutamente de los demás y desaparecer, se trata de un equilibrio).

7. Cuida de tu salud. Es muy difícil ser feliz cuando estás enfermo. Esto implica desde cosas sencillas como comer fruta y verdura regularmente o beber mucha agua, hasta cosas más complicadas como evitar los tóxicos (alcohol, drogas, tabaco), las grasas, la bollería industrial, y en general cualquier cosa nociva para el cuerpo. No hace falta hacerse vegano para ser sano (en realidad, digan lo que digan en la wikipedia, no creo que eso lo sea) pero sí que exige un cierto cuidado con lo que comes. Y seguramente comer menos. Nuestra sociedad está sobrealimentada (no hay más que darse una vuelta por la playa para verlo) y hay estudios que apuntan a que se vive más comiendo de menos que de más. Creo que los medios se han centrado en la anorexia para hacer saltar las alarmas cuando nuestro problema los próximos años será la obesidad.

8. Dedica quince minutos del día a pensar. Y no vale decir que piensas mientras conduces o vas en el metro. Yo quiero decir realmente meditar, sin que nada te distraiga. Colócate en algún sitio donde nada te pueda distraer, pon un cojín en el suelo, ponte de rodillas sentado sobre tus talones en él y deja tu mente en blanco. Me da igual de lo que pienses, lo importante es que te relajes y dejes vagar tu mente. Al final seguro que si piensas se te ocurre algo. Si no lo haces, no.

9. Haz algo de deporte regularmente. Yo recomendaría media hora al día, pero sé que no siempre es posible, así que quizás una hora un par de días a la semana esté bien. El ejercicio relaja los músculos, lo que libera estrés, y libera endorfinas lo te hace sentir bien. Además, elimina esas calorías que consumimos de más porque nuestro cuerpo está diseñado para acumular una energía que ya no necesitamos al tener trabajos sedentarios. Además, tener un buen tono muscular es bueno, nunca sabes cuando vas a tener que correr detrás de un autobús o delante de un toro. Si te ahogas por subir un tramo de escalera, eso afectará negativamente a tu autoestima, si estás en forma te sentirás bien.

10. El punto diez está en blanco. No te puede decir nadie que necesitas para ser feliz. Piensa tú en algo y trata de cumplirlo. Seguro que es algo que a mí ni se me ha ocurrido.

Todos estos puntos están pensados para que tu felicidad dependa de ti. No es bueno que la felicidad dependa de factores externos, especialmente el dinero o el estatus. Hay gente muy pobre que es feliz y gente muy rica que es desgraciada. Y gente que acaba fatal porque le toca la lotería. Lo mejor es que tengamos la suficiente fortaleza mental para estar equilibrados y a partir de ahí enfrentarnos al mundo, tanto si vienen cosas buenas como malas. Hay gente que sostiene que este tipo de actitud hace que las cosas salgan mejor...


(De cualquier modo no me toméis demasiado en serio, que no soy un gurú ni nada de eso; solo son cosas que se me ocurren y las cuento por si a alguien le valen)


10 comentarios:

Lo dijo...

Pues si que te has puesto en plan zen!!

Fiebre dijo...

Me ha gustado mucho tu ´punsetización´, y estoy de acuerdo contigo en muchas cosas.

Tu definición de monogamia sucesiva me parece sublime. Creo que es la forma ideal de que gente como yo sea feliz en los temas del amor. Por eso ando en ello desde los veinte años.

Sólo me permito un par de puntualizaciones:
Además de dibujar o escribir (cosas para las que soy negada, no tengo imaginación), algo creativo puede ser ir los domingos al fútbol a discurrir otras formas de interrelacionarte con el árbitro (lo sé, ahí te he dao).
Y los tóxicos como café, alcohol, tabaco etc en su justa medida contribuyen a la felicidad lo suyo también.

(Claro que aunque yo esté casi siempre espilufrá como Punset, no dejo de ser rubia...)

Speedygirl dijo...

No es bueno que la felicidad dependa de factores externos, qué gran verdad y qué fácil de olvidar cuando nos pilla un día malo.

Islander ! dijo...

Tanta razón en lo que escribes pero tan difícil llevarlo a cabo... Yo es que tiendo a lo negativo siempre.

papacangrejo dijo...

Si dejas que tu felicidad dependa de las cosas externas, nunca serás feliz, porque no vamos a lograrlo todo, y aunque lo alcancemos al final nos sentiremos insatisfechos. Otra forma de ser feliz, es ayudar a los demás a serlo.

Aitor Maiden dijo...

La clave de la felicidad nos la dieron Les Luthiers: no te tomes la vida tan en serio, al fin y al cabo no saldrás vivo de ella. Ésto, saber reírme de mí mismo, y rechazar sentimientos rencorosos son mi filosofía para obtener un trocito de felicidad.

mageles dijo...

Gran post, enhorabuena.
Voy a recomendarlo, que todos necesitamos ser felices :)

JuanRa Diablo dijo...

Atípica entrada pero muy bienintencionada y digna de tener en cuenta. Hoy noto una aura especial en la Antártida.

Blanco Humano dijo...

Lo: bueno, te advierto que me va a días. Pero vamos, en general soy bastante zen, si. O intento

Fiebre: Lo de monogamia sucesiva no estoy seguro de que sea mio, pero lo digo desde los 19 o así.

Lo de ver el fútbol creo que no me vale porque es pasivo, pero igual a ti te vale. Claro que si cuando pierden los tuyos te cabreas, no se...

Y estoy de acuerdo en los tóxicos, siempre que sean con moderación.

Speedygirl: cierto, es muy difícil acordarse siempre.

Islander!: bueno, no se trata de lograrlo siempre, con intentarlo vale. Yo también tiendo a ser negativo, pero me estoy quitando.

papacangrejo: lo de ayudar a los demás no me lo había planteado. Si, es un buen punto, siempre que no te descuides a ti...

Aitor Maiden: les luthiers son grandes filósofos, como la mayoría de humoristas buenos.

mageles: gracias, me alegro de que te guste. Y si, creo que necesitamos intentar ser más felices.

JuanRa: ¿dios mio, me estaré haciendo buenista? Como cambia la gente... pero si, bienintencionada es.

Mr Blogger dijo...

Supongo que el punto clave es conseguir estar en equilibrio contigo mismo y con lo que te rodea. Una vez conseguido eso, tendrás una gran parte del trabajo hecho para poder llegar a ser feliz, el resto consiste en valorar las cosas que tienes y a las personas que te rodean, y conseguir que sea recíproco.