viernes, 30 de enero de 2009

Sexo. Ahora que tengo vuestra atención ya podemos hablar de porno.

Advertencia: para esta entrada no se ha consultado la wikipedia. Bueno, lo he intentado, pero en cuanto he llegado a la palabra 'postimpresionismo' he desconectado, la verdad. Pero vamos, que si alguien lo quiere mirar, que lo mire, que lo mismo llegan a alguna conclusión interesante.

Hace poco Barbijaputa hizo en su blog un análisis de la pornografía desde su punto de vista [como ves esta vez te he puesto el nombre si asteriscos, para que luego te quejes]. Como me pareció interesante, decidí documentarme sobre el tema para dar mi propio punto de vista. Después de una intensa labor de documentación -si, ha sido una noche larga-, creo que me encuentro en condiciones de realizar un buen análisis sobre la pornografía (por suerte al parecer hay porno en internet, así que la tarea de documentación se simplifica bastante). Espero que mis lectores habituales perdonen que este deje de ser un blog familiar por unos momentos, pero considero que el interés del tema lo requiere. Para compensar la previsible crudeza del lenguaje, voy a intentar que las fotos no sean demasiado crudas.

Imagen no demasiado cruda. Si alguien se ofende con esto, me retiro.

Comencemos acotando términos. Para aquellos que no lo sepan, el porno es un género fundamentalmente visual en el que se suele retratar lo que hacen los papás y las mamás para hacer bebés. Supongo que a estas alturas todos mis lectores saben como se hacen los bebés. Lo digo porque como tenga ponerme a que explicar lo de las abejas y las flores, esto va a quedar larguísimo. Si acaso, si alguien desea más información sobre este punto, que me mande un e-mail y ya se lo explico con más detalle (las clases prácticas las cobro aparte, ya lo aviso). O mucho mejor, que le pregunte a sus padres, que es una gracia lo nerviosos que se ponen al explicarlo (por si hay algún niño leyendo esto: ya de paso pregúntale a tu papi sobre Papá Noel y redondeamos la faena).

Bueno, he dicho que retrata lo que se hace para hacer bebés, pero en realidad no creo que ese sea realmente el objetivo. De hecho, tendría que repasar mis apuntes de biología del instituto, pero me da la impresión de que si ese es el objetivo, los actores están terriblemente mal informados sobre como se hacen los bebés. Es más, diría que teniendo en cuenta la mecánica habitual de una película porno tipo, probablemente los actores porno no consiguen tener descendencia nunca. Bueno, no creo que este punto sea relevante para mi estudio, en realidad.

Papá oso pone la semillita en mamá osa y luego empuja con la p... ¿qué? ¡Si sólo estaba explicando la imagen!

En cuanto al medio, parece haber pornografía básicamente de dos tipos, las imágenes estáticas y las imágenes en movimiento. Supongo que antes de la invención de internet se podía hablar de pornografía impresa y películas pornográficas, pero actualmente carecería de sentido. Además, francamente, me niego a llamar 'película' a algo del tipo de lo que corre por ahí (creo que esto también podría aplicarse a cualquier cosa del movimiento dogma, pero como no tengo estómago para documentarme sobre esto, me temo que no puedo asegurarlo). Supongo que también se podría hablar de literatura pornográfica, pero francamente, me parece un atraso. O acaso queda alguien por ahí alguien que maneje sistemas operativos basados en linea de comandos existiendo ya interfaces gráficas. Vamos, yo al menos no le encuentro sentido, pero para gustos colores. Lo que de ningún modo parece haber es pornografía para otros canales sensoriales. Como mucho las líneas eróticas, pero yo creo que eso se extinguió en los noventa, ¿no?. Pero para el olfato y el gusto no parece haber nada. Mira, casi mejor. Para el tacto hay cosas, pero en su mayoría están consideradas sexo, lo que las deja fuera del presente ensayo. Antiguamente también había porno para ciegos, pero antes de que llegara a evolucionar mucho alguien consideró que era arte y lo puso en museos. Bueno, ahora le llaman escultura, pero antes era porno, ya os lo digo yo.

Escultura antigua. Los brazos han sido suprimidos para evitar herir sensibilidades. Porque desde luego, menudas guarrerías hacían los antiguos.

Luego están las varidades. Esto ya de por sí me temo que daría para una serie completa. En primer lugar se podría tener en cuenta la distinción entre porno blando (softcore) y porno duro (hardcore). Soy de la opinión de que para considerar algo como pornográfico debería mostrar sexo esplícito, pero claro, aquí entraríamos en una aburrida discursión que no me interesa nada sobre lo que se considera sexual, así que mejor vamos a dejarlo. Mucho más interesante es el análisis sobre los tipos de porno, en los que entraré más adelante.

Voy a asumir como tesis que el porno es un género funcional, es decir que tiene una función determinada. Por guardar un paralelismo, sería el equivalente al cine de terror. Con la diferencia de que en éste último, el objetivo es pasarlo mal (que tampoco es que con el otro lo pase bien todo el mundo). Yo esto lo entiendo casi menos, porque es más o menos como ir al dentista, con la diferencia de que en este caso la dentadura no se beneficia nada. Pero como dijo 'El Gallo', hay gente pa' to.

La función del porno sería o bien obtener una excitación sexual para posteriormente mantener relaciones sexuales, o bien -y supongo que más frecuentemente- culminar la propia excitación sexual, aunque en este caso sin intervención de nadie más (tengo entendido que si haces esto te puedes quedar ciego, aunque no acabo de encontrar la lógica de tal aseveración). Si añadimos a esta función el hecho de que la mayoría del porno está dirigido para hombres, obtenemos una abrumadora simplificación de las opciones. El esquema básico vendría a ser el de una pareja (en principio un hombre y una mujer) en que... vamos a ver... para empezar, la mamá lame la cosita de hacer pipí del papá, luego el papá hace lo propio con la cosa de hacer pipí de mamá y... y me parece que aquí voy a dejar la metáfora de los papás porque casi me está pareciendo más sucia así explicada. Mejor utilicemos lenguaje técnico. Felación, cunilingus, penetración en varias posturas -normalmente a cual más estrambótica para permitir que todo sea captado por la cámara-, penetración anal, y finalmente eyaculación facial. Chim pom. La literatura teórica no da explicación de tal esquema, asi que supongo que tendremos que achacarlo a la costumbre, (precepto legal aplicable en ausencia de norma).

Sobre este esquema básico se pueden hacer variaciones sencillas en el sexo de los componentes y su número. El film se compondría de una concatenación de varias de estas escenas (de forma más o menos variada) hasta alcanzar al longitud total del metraje. Estas escenas pueden ir unidas por un argumento -que ya es de suponer que no será para tirar cohetes porque sirve solo para unir las escenas- o no, que a fin de cuentas aquí se viene a lo que se viene. En este último caso las escenas pueden unirse por su tipo, componiendo películas temáticas. Digamos que si por algún motivo te interesan los registradores de la propiedad, seguramente encuentres en algún sitio una película de tres horas o más con 'Las mejores escenas de sexo con registradores de la propiedad' (que esto si no la han hecho ya, yo no sé a que están esperando, francamente). Si por el contrario lo que te interesan son las mujeres con grandes cabezas, es posible que incluso sea un subgénero. Supongo que esto tiene sentido si lo que se quiere es alimentar el apetito de cierto fetiche, aunque sea inevitablemente sacrificando la variedad en el proceso. Mención a parte merece el aparente auge de películas de temática histórica. Se trata de producciones en principio más cuidadas que la media que se diferencian del resto en... la ropa. Bueno, y en que parecen rodadas en un parque temático. Ver a una actriz con un depilado probablemente anacrónico revelar piercings y tatuajes debajo del traje de época puede conseguir un cierto impacto, aunque no creo que del modo deseado.

El tema de los subgéneros es digno ya no de una serie sino de una monografía. Por motivos de falta de conocimientos y de pudor a partes iguales, no va a ser posible hacer un listado exhaustivo, pero vamos, que hay cosas que pondrían los pelos de punta a un legionario. Desde colegialas (actrices de treinta años pintadas como puertas pero simulando ser jovencitas) hasta ancianas (ni se os ocurra buscarlo, creed en mi palabra y punto) el abanico es amplio. Al final no creo que importe demasiado, porque el fondo del asunto viene a ser el mismo, pero supongo que es lo que buscan los consumidores. De hecho es posible que si a las mujeres les interesara el porno, hubiera porno para mujeres, pero en general, las mujeres son menos visuales que los hombres y se excitan con otro tipo de cosas. Creo que con tipos moderadamente musculados sosteniendo a bebés y con cachorros de labrador, aunque podría equivocarme, las mujeres son un misterio para mí.

Bien, y con esto termina este análisis sesudo sobre el porno. Lo doy por terminado aquí, porque como escriba porno una vez más me van a catalogar el blog como para mayores y tampoco es plan. Además luego me entra la por google la gente que me entra y paso.

Ah, se me olvidaba, que este tampoco es el post de los viernes. A este paso el post de los viernes se va a terminar pasando a otro día. Los martes quizá. Bueno, no sé, si eso ya iremos informando. Permanezcan atentos.

8 comentarios:

Gárgamel dijo...

Pues a mí la foto de Bambi me ha puesto palote...

Barbijaputa dijo...

jajajja, no sé cuál de los dos está más zumbado, si tú o nuestro querido Gárgamel... Por cierto... por qué no lo dejas publicar en tu blog y quitas a ese que dice que participa pero que no lo hace?? o mejorrrr, Gárgamel, por qué no te haces ya un puto blog, joder?? (no quería llegar a ponerme violenta, mira lo que has conseguido)

Barbijaputa dijo...

(estonoesuncommentolvidélaVenlacasilla)

Calpurnia dijo...

lo has pasao fatal documentandote eh?
por cierto, Erika Lust hace pelis porno para mujeres:
http://www.lustfilms.com/blogEs/

gargamel no me extraña, es que esas orejas tan empinadas... si es que van provocando!!

Gárgamel dijo...

Barbijaputa, piensa que el blog de BH es un poco de todos: como lo hace desde su trabajo y su sueldo se lo pagamos entre todos... (estos funcionarios... Así va el país)

Calpurnia, a mí lo que me ha puesto malo es ese rabito tan sugerente (además, que siempre me han ido los pecosos :P).

Barbijaputa dijo...

jajaja, Gárgamel, muy buena excusa, sí señor...

Gárgamel dijo...

Si es que os íbais a aburrir mucho con un blog mío. Yo, en persona, con un mojito delante (y un par dentro) gano mucho :P

Blanco Humano dijo...

Gárgamel: hay que reconocer que tiene cara de irle la marcha...

Barbijaputa: Él. Y no estoy seguro que el mundo necesite otro blog. De hecho lo que no hay mucho son lectores sin blog, a mí me gusta...

Calpurnia: Por mis lectores lo que sea. Y lo de Erika Lust lo he leído por ahí, pero como no se si realmente les gusta a las mujeres, he preferido no ponerlo.

Gárgamel 2 y 3: pues no se me había ocurrido verlo así... a partir de ahora cuando veas un funcionario distraído pensarás que lo mismo está actualizando su blog y no te molestará tanto. Si es que lo que yo hago en el fondo es una labor social...

Y yo cuando gano es cuando beben mojitos los demás... ;)