miércoles, 14 de enero de 2009

Las rebajas

Recientemente tenía una tarde libre y decidí aprovechar para ir al centro a visitar un par de tiendas de cómics. Como estamos en enero y hace un frío que pela, pensé que la gente con un mínimo de sentido común se quedaría en casa calentita y podría aparcar sin problemas. Craso error. Cuarenta y cinco minutos dando vueltas. Cuando interrogué a un amigo sobre el misterioso asunto me informó: "¿Pero tú estás tonto? ¿No sabes que son rebajas?"
Rebajas. Interesante. Intrigado sobre este tema decidí realizar una investigación de campo. Lo que sigue es el resultado.

Las rebajas son al capitalismo lo que una orgía sería al sexo. Es decir, que en principio suena bien, pero cuando ya estás metido ves en seguida que no era tan buena idea. Para empezar, llegan justo de la navidad, lo que no vendría a ser el momento ideal. En primer lugar, estás sin un duro; en segundo, y mucho peor, con una dos equis tallas de más, (dependiendo del abuso de polvorones).

En la imagen, un grupo de dependientas de Zara se preparan para el inicio de las rebajas (imagen de archivo)

El procedimiento es sencillo en teoría. Acudes a un centro comercial próximo (bien por propia voluntad, bien sutilmente motivado por algún ser habitualmente querido, que es que vas siempre hecho un asco, a ver si tiras esos andrajos de una vez y te vistes como una persona, hombreyá), eliges algo de ropa de tu gusto, te la pruebas, la pagas y te vas.
Esto es en teoría. Y en teoría hasta el comunismo funciona.
La realidad es bien distinta.

En primer lugar la tienda está abarrotada de gente que ha tomado mucho café o quizás no el suficiente, no lo sabría decir. En segundo, hay más ropa en tirada por ahí que colgada en las perchas, por lo que cuesta bastante encontrar cualquier cosa. Para empeorarlo todo, parece que los fabricantes de ropa han vuelto a cambiar los tallajes de todo porque cuando te pruebas tu talla parece que ya no es tu talla sino la de alguien más pequeño. De la que tú necesitas no parece haber nada por ninguna parte. Bueno, en ninguna parte no, porque hay unas baldas marcadas como 'nueva temporada' en la que hay de todo pero mucho más caro. ¿Para que las ponen? ¿Quién dice "mira, voy a comprarme ropa en rebajas que hay que hacer un montón de cola en los probadores y luego encima más cola para pagar, pero voy a comprar solo cosas que estén a precio normal"? Si es que hay que ser tonto. Cuando al final encuentras algo de tu talla te pones tan contento que compras un montón de cosas que luego vas a tener que devolver porque cuando llegas a casa descubres que eran horribles. Si amigos, devolver las cosas después es parte de la diversión de las rebajas. De hecho hay gente que compra solo para poder devolver luego las cosas, solo por el placer de comprar y de volver reventado a casa.

Una de las imágenes más repetidas durante las rebajas

Y hasta aquí mi estudio de campo. La conclusión más obvia es que la humanidad está loca y el fin del mundo está cerca, pero vamos, lo mismo puedo estar equivocado.

Advertencia: Los hechos aquí narrados son una exageración humorística basada en situaciones de los demás. A nosotros los guapos y ricos los diseñadores de moda nos mandan la ropa a casa gratis para que les hagamos publicidad, faltaría más...

3 comentarios:

Jezabel dijo...

Precioso, la próxima vez cuelga vídeos.

Gárgamel dijo...

Creo que es la primera vez que las fotos se ajustan al texto... :P

Blanco Humano dijo...

Jezabel: Es que mi móvil no graba bien los vídeos. Ahora, las fotos las clava, no me digas que no.

Gárgamel: Si, es que he recibido críticas por ese tema y he decidido tomármelo en serio. De todas maneras tampoco te acostumbres, no creo que me dure.