sábado, 31 de octubre de 2009

Despedida (y vuelta a empezar)

Este es otro post de la serie 'he cambiado de curro y esto me interesa tanto que no puedo hablar de otra cosa'. El último, palabra. Bueno, como mucho un par más y lo dejo.

Ayer por la tarde cerré la oficina cuando ya no quedaba nadie como he hecho durante los últimos cuatro años. La diferencia es que esta vez sabía que era la última.

No pude evitar una ligera sensación de tristeza que ya sabía que tendría. Al menos iba acompañada de una gran dosis de alivio.

Durante toda la mañana me fui despidiendo de mucha gente aunque no de todos. Ya dije que conozco a todo el mundo y mi intención para al viernes era recorrer el edificio despidiéndome de la gente (bueno, de la que conozco más, tampoco es que yo sea el papa) pero lamentablemente la bruja de mi compañera se pidió el día libre -aprovechando que acababan dos plazos gordísimos- y me dejó empantanado toda la mañana (cuando alguien preguntó porqué no estaba ella, contesté que se había pedido el día para evitar que la emoción de despedirse de mí la desbordara; mi jefe casi se cae de la silla de la risa que le entró). En cualquier caso pude hablar con mucha gente y conseguir algún dato más. Una jefa que conozco me dijo que el jefe de mi jefe (nuevo) es una bellísima persona y no iba a tener ningún problema con él (yo ya lo había conocido el día anterior y lo cierto es que me había dado esa impresión). Otra jefa (nivel medio) con la que me llevo todavía mejor me dijo que había trabajado con mi nuevo jefe y me dijo que lo echaba muchísimo de menos de lo majo que era y que era un encanto (si, al parecer voy a trabajar para Santa Claus y Papá Pitufo).

Durante la mañana quise concretar unos detalles de mi entrada el lunes y llamé a mi jefe (nuevo) algo nervioso, tengo que reconocerlo, porque todavía no sé si es de los que les molesta que les llamen (tengo que aclarar que mi jefe nuevo tiene rango superior al que yo llamaba 'mi jefe' hasta ahora; de hecho yo paso a tener el equivalente administrativo de mi jefe y con el que era el jefe de mi jefe yo no había hablado por teléfono más que cuando ÉL me llamaba) y confirmé que era un encanto y que seguramente nos vamos a llevar muy bien. Luego llamé a mi nueva compañera, la que va a trabajar conmigo pero por la mañana con la que compartiré unas horas de la jornada (a la que no conocía) y comprobé que era una chica majísima. Me empieza a parecer que mi nuevo trabajo viene a ser como Disneylandia pero strippers y cerveza en lugar de peluches y gominolas... Si a eso añadimos que ya cuando me presenté allí, varias compañeras me dijeron que me iba a hartar de irme de fiesta con ellas... (que si esto te lo dice Steve Urkel lo mismo hasta te acojonas, pero allí todo el mundo parecía de un majo que da miedo; pero majos de verdad, no de estos con sonrisa falsa para que no veas el cuchillo que te van a clavar, que con mi compañera ya me he aprendido a detectar a estos...)

Esa fue la parte buena. La parte mala fue ver como muchos de mis compañeros se despedían sin saber cuando iban a volver. El presupuesto se ha reducido mucho y da la sensación de que van a tardar bastante en empezar a llamar gente. Incluso la gente que estaba delante de mi (toda esa gente a la que estoy agradecidísimo por haber rechazado la plaza que yo voy a ocupar en posesión hasta la próxima oposición solo porque era de tardes) estaba bastante agobiada a pesar de que les habían ofrecido contratos por que a todos les han hecho de seis meses y todos sospechan que luego se irán otros seis al paro. No quise decir 'ya te lo dije', pero durante todo el día escuché varias veces 'has tomado la mejor decisión posible' (es que cuando me enteré de que un montón de gente delante de mí había renunciado a las vacantes que se ofrecían me dio miedo que me faltara alguna información y que la estuviera cagando; la gente pensaba que se estaban guardando las plazas buenas para cuando ocuparan éstas chungas, pero se ve que al final no). La verdad es que no soy capaz de entender como en los tiempos que corren hay gente que rechaza una vacante porque no le gusta el horario. Ya sé que yo mismo me quejé de lo malos que eran los puestos que me habían ofrecido en comparación con lo que me esperaba, pero en ningún momento me planteé no coger uno. A fin de cuentas un trabajo es un trabajo, ¿no?

En resumen, que ayer fue un día bastante triste, más de lo que esperaba, pero al menos sirvió para darme cuenta de que había acertado completamente eligiendo puesto y dejarme más tranquilo. No se lo que podré contar aquí de lo que voy a hacer (más que nada por no comprometer mi anonimato) pero tiene pinta de que me lo puedo pasar bien...

Luego para compensar me fui de cena con los de mi curro anterior (que son tan majos que me siguen llamando cada vez que me juntan) y me lo pasé tan bien que se me olvidó todo, así que al final no estuvo tan mal el día.

El lunes empiezo en el nuevo curro, supongo que ya contaré algo...

5 comentarios:

ender dijo...

Bueno tio, pues enhorabuena por la nueva plaza. A ver si tienes suerte y es realmente tan buen lugar como lo pintan.

Felicidades.

Bichejo dijo...

Espero que la incorporación vaya como la seda, y te pasan cantidad de chorradas para contarnos, pero por favor te lo pido, no pongas en peligro tu identidad secreta, que no quiero que desaparezcas tú también.

Biónica dijo...

Oye, por qué no ser majo, no? A fin de cuentas, pasamos ocho horas al día en el tajo, como para ser desagradable y putear a otros, no? :D

Sí, yo también soy un poco Disney xD.

Enhorabuena pues!

Blanco Humano dijo...

Ender: gracias. Pues es pronto para hablar, pero tiene buena pinta...

Bichejo: Tengo que reconocer que eso me preocupa. Mi puesto anterior era muy genérico, como de funcionario estándar, pero el actual es más específico, me temo que ciertas cosas se van a tener que mantener en secreto para evitar encontrarme con que me lee alguien allí...

Biónica: claro, estoy de acuerdo. Y sin embargo llevo cuatro años compartiendo despacho con una bruja que cada vez que me despistaba me daba por culo. Lo que nunca supe era porqué lo hacía. Maldad pura, supongo.

O quizás es que era adoradora de Satán, igual se lo tenía que haber preguntado...

La Fiscalía dijo...

Querisdo Sr Blanco Humano.

Por la presente le conmino a usted a participar como testigo de la acusación en el juicio sumarísimo que se está realizando ahora mismo en el post del ÚLTIM del Bló de Jotacé.

Le aviso por esta vía ya que hace tiempo que no se le ve el pelo por allí. Preséntese cuando guste, puede ser divertido ;)