miércoles, 24 de febrero de 2010

Colada para dummies I

En vista de que soy uno de los pocos blogs que tiene más lectoras que lectores, he decidido suicidarme del todo y hacer una sección exclusivamente dirigida al género masculino. Más que nada porque sospecho que las mujeres no necesitan el tipo de conocimientos que voy a dar. Eso sí, seguramente se rían con ellos...

La idea de la sección es dar consejos a los hombres sobre las tareas domésticas -ese gran desconocido- tema en el que no soy un gran experto, lo que me permite dar explicaciones a nivel usuario. La idea es que la sección dure unas diez entregas o hasta que me canse, lo que suceda primero.

En este primer episodio he decidido ser ambicioso y tocar uno de los temas más odiados y temidos por los hombres: la lavadora.

Esto es una lavadora. Puede que no la reconozcas porque la de tu casa no sea negra ni tenga a la Pataky encima, pero vamos, que viene a ser lo mismo. Obsérvese la cantidad de botones. Ahí no, justo debajo de donde estás mirando.

La lavadora es un ser misterioso que suele estar en todos los hogares. Si bien es cierto que en los hogares de los solteros emancipados "cerca del nido" a menudo dentro del tambor todavía podemos encontrar las instrucciones en una bolsita sin desprecintar (ir a casa de los padres a lavar la ropa es una costumbre que data del neolítico y que las madres de todo el mundo toleran porque saben que es la única manera de seguir viendo regularmente a sus niños).

La lavadora es uno de esos inventos de origen extraterrestre en los que nadie ha sido capaz de mejorar la interfaz para que sea amigable con el usuario. Normalmente tiene un par de ruedas y varios botones rotulados con términos confusos para un hombre como 'algodón', 'lana', 'sintéticos'... Es obvio que nos vamos a encontrar con un problema con esto, un hombre a todo lo que llega en clasificación de ropa es a distinguir camisas de pantalones, y eso esforzándose mucho. Que no cunda el pánico, todas estas  indicaciones son falsas. Solo hay dos programas que necesitas dominar 'Blanco' y 'Color'. Si alguna prenda se estropea utilizando estos programas, es que era demasiado débil para sobrevivir en el mundo actual y lo mejor que que dios se la haya llevado a su lado.Total, era cuestión de tiempo que se estropeara, para qué alargar el sufrimiento. Además, por la supervivencia de la especie, es mucho mejor que los miembros más débiles desaparezcan. ¿Quién eres tú para quitarle la razón a Darwin? Porque no serás creacionista ¿verdad? Pues entonces...

Lo más importante antes de lavar la ropa es la separación de color. Sé que sorprenderá a más de uno, pero a pesar de que podemos mandar naves al espacio y reconstruir el rostro de Belén Esteban para que parezca humana, el ser humano no ha conseguido una lavadora que pueda lavar todo a la vez. Es como si las teles en color no pudieran emitir películas en blanco y negro o tuvieras que comprar ipods distintos para escuchar música y podcasts. Para solventar esto nos veremos obligados a separar manualmente las prendas por colores. Esto se realiza de la siguiente manera: cuando vas a lavar ropa, vas separando las prendas en el suelo en montones según su tonalidad. Si quieres que la ropa no se estropee en exceso te verás obligado a separar no solo la ropa blanca de la de color -y ojo que esto es muy importante- sino dentro de la ropa de color, distintas tonalidades (pero tranquilos que no voy a hablar de colores imaginarios como blanco roto o el melón: sé a que público me dirijo). No hay una norma fija sobre esto, pero suele ser recomendable al menos separar blanco, negro, colores vivos, colores suaves y tierras (porque hacen barro). Seguramente te enfrentes a preguntas del tipo: unos calzoncillos azul claro con rayas marrón oscuro, ¿de qué color son? Para empezar, no deberías tener unos calzoncillos así, pero te preocupes, déjalos para el final en otro montón. Después de esto tendrás en el suelo una cantidad indeterminada de montones de ropa pequeñitos más otro grande con la que no sabes donde poner. Como seguramente no quieras poner una lavadora solo con tres prendas y tampoco te apetecezca pasarte el día poniendo lavadoras, en este momento es posible que empieces una complicada negociación para tratar de reducir los montones (bueno, esto no es negro pero es bastante oscuro/esto no es blanco, pero es bastante claro/esto es rojo pero poco...) hasta terminar con un montón de claro, uno de oscuro, y uno de color. Cuando te des cuenta de que hay más diferencias de tonalidad dentro de los montones que entre ellos, es posible que tengas la tentación de juntarlo todo y a topar por culo ¡No lo hagas! Esto es un ritual y hay que hacerlo aunque no acabes de entender el motivo. No querrás que las mujeres piensen que somos bárbaros, ¿verdad?

Un buen consejo que puedo dar llegado a este punto es que cuando te vayas a comprar algo pienses si luego vas a tener que lavarlo tú mismo. Esa prenda que queda tan bonita en el maniquí de la tienda, ya te digo yo que no te va a quedar tan bien si en la etiqueta pone 'lavar a mano' o 'limpieza en seco' (la hacen con arena unos beduinos, creo); al menos no después de lavarla en la lavadora. A la larga no hay nada tan práctico como los colores pardos (no envejecen, si acaso cambian de tonalidad) y a ser posible con aspecto gastado. Esto según las épocas te hará parecer muy moderno o un pordiosero (la moda es una amante esquiva) pero ganarás mucho tiempo para tu ocio del que ahorras de separar el color, y como extra irás siempre bien conjuntado (no tendrás que preguntarte si el verde pega bien con el azul si toda tu ropa es marrón). Es posible que mucha gente termine pensando que siempre llevas la misma ropa, pero esto también está bien, porque así tampoco importará mucho si repites conjunto algún día.


Por si alguien no lo sabe, esto es pardo. La barba es opcional.

Si a pesar de todo decides comprar prendas de ropa distintas (allá tú, loco estrambótico) te tengo que advertir de que hay ropa que es imposible de lavar. Un suéter a rallas blancas y negras es inconsistente en si mismo, es decir, no sería posible lavarlo en nuestro universo, o al menos no mientras rijan las leyes fundamentales de la termodinámica -se dice que hay unos seres mitológicos llamados madres que eran capaces de hacerlo, por desgracia su sabiduría se perdió en la noche de los tiempos; yo al menos no pienso llamar a la mía para preguntarle- así que es mucho mejor que seas poco ambicioso y compres ropa que seas capaz de lavar tú mismo sin estropear. Piensa antes de comprarla si toda esa prenda se podría lavar en una misma lavadora o si su combinación de colores obligaría a lavarla en coladas distintas, porque ya te advierto que descoser la ropa para separar los colores puede ser una tarea agotadora...

Y hasta aquí la primera parte. Ya si eso otro día me meto con lo del detergente y tal...

17 comentarios:

Barbijaputa dijo...

jajajajajjaaj!!! qué grande eres, hijomío.

Te das cuenta de que eres EL HOMBRE, no?

Petulandcia dijo...

Me ha encantado el post. Sí, ya he visto que era para hombres, pero no lo has escrito con tinta sólo para hombres así que se puede leer siendo chica.
Me maravilla (y me enternece, que conste) lo que os pasa a los hombres con los colores de la ropa.
Espero entusiasmada la segunda parte en la que expliques por qué la ropa interior del color que sea siempre es blanca, que es algo así como dirimir un fuera de juego sin necesidad de repetición.
Barbi tiene razón, ver a un hombre separar ropa por colores, lo hace un HOMBRE, lleva cuidado (o vete a hacerlo a una lavandería pública) y alguna chica mona no podrá resistirse y se te echará encima con aviesas intenciones.
Buenísimo el post.

ender dijo...

Oh BH que estás en los cielos, gracias por estas pizcas de sabiduría que nos das a los que estamos independizados y solteros.

¿Puedo ponerme el post en una bolsita sin desprecintar dentro del tambor de mi lavadora? No me denunciarás por el copyright, verdad?

CRD dijo...

Magnífico.
Deberías patentar tu cerebro.

Biónica dijo...

Pero bueno!!! ESTO ES GENIAL. Tienes que patentar este post xD. Se lo he leído a mis compis de curro xD.

De verdad, cuánta sabiduría en tan poco espacio xD. Lo que me he reído xDDDDD...

Grande, muy grande xD

Inner Girl dijo...

Jajajajajajajajajajajajajaja...

Me ha SUPERENCANTADO la entrada. Sí, tienes que patentar el post.

Jajajaja... :D

Bichejo dijo...

OMG, tienes más de tres comentarios!!!

Te estás volviendo hiperpopu!!

Que sepas que hay unas toallitas que evitan que se mezclen los colores, perfectas para tus preciosos gayumbos marrones de rayas azul cielo!!!

Blanco Humano dijo...

Barbi: Por desgracia, no lo soy. Pero lo intento muchísimo. En serio. Cualquier día de estos lo consigo, ya verás...

Petulandcia: me alegro muchísimo. Eso sí, si hacemos metáforas de futbol el que se pierde soy yo, ya te lo aviso (el fuera de juego es cuando sale la pelota del campo ¿no?) Lo de la ropa interior en cualquier caso es de nivel avanzado, me parece que es pronto para tratarlo aquí.

Y lo de la lavandería me ha gustado como idea, si señor. Ahora, te advierto que pensaba lo mismo de ir al supermercado y me parece que las mujeres lo encuentran menos sexy de lo que yo pensaba...

Ender: Jajajajaa... Si, me parece que es el lugar más apropiado para este post... Eso si, recuerda sacarlo si la pones en marcha, porque es posible que destiña...

CRD: Gracias, es uno de los piropos más raros que me han dicho nunca. Me encantan los piropos raros.

Biónica: Muchas gracias, me encanta que hagas proselitismo. Eso si, si les pasas el link mejor, que así cuentan como varias visitas y me alegro más...

Inner Girl: De verdad que me alegro. La verdad es que no esperaba tanto entusiasmo... a ver si ahora el resto de la serie no va a estar a la altura. Mira, ya me está pudiendo la presión. Si es que no estoy acostumbrado...

Bichejo: ¿Has visto? ¡Estoy que lo peto! Mi próximo objetivo es llegar a los diez comentarios, yo creo que puedo... Espera, tú no te estarás cachondeando de mi, no? Naaaa... no creo.

Y las he visto anunciadas, pero no pensé que funcionaran. Mira, igual las pruebo y todo. Y yo no tengo calzoncillos así, era un ejemplo. Los míos son azul cielo con rayitas marrones...

Gárgamel dijo...

Esto se lo paso a mi señor novio para que empiece a perderle el miedo a esa gran desconocida que es la lavadora.

Ahora si le explicas el complicadísimo funcionamiento de la fregona te hago un altar en casa y sacrifico gallos negros en tu honor.

molinos dijo...

Porque son intolerables los calzoncillos azules con rayas marrones y toleras un sueter de cebra?

No me convence...


El post genial...estoy deseando que llegues a qué pasa una vez que la lavadora se para y el misterioso proceso por el que la ropa vuelve al armario..ohh y no te olvides de explicar que no por tener la ropa tendida décadas..se seca más.

Genial

ender dijo...

Molinos, ¿entonces cuando dejas la ropa en el tendedero durante una semana entera no se plancha sola?

Madre mía, que desilusión. Esto será un cambio radical en nuestras vidas, estoy seguro.

Blanco Humano dijo...

Gárgamel: Vale, me ha gustado lo de los gallos negros, me lo anoto (fre-go-na) No se si dará para un post, pero algo se podrá explicar...

Molinos: No, en realidad ambos son poco tolerables. Y me has dado un par de ideas que anoto para la segunda parte. Es cierto que no hay que dar nada por sabido.

Ender: No solo eso. Si la dejas suficiente tiempo es posible que haya que volver a lavarla. El tendedero es un invento muy mejorable...

Triple Goddess dijo...

Jajajaja. Me he reido mucho, aunque no se si me va a servir de ayuda.
Yo confio en que la ciencia avance lo suficiente para hacer ropa autolavable.
Besos

Txispas dijo...

GEnial!!! yo te leía en silencio, pero jajajaja, ya no puedo más. Así que me suscribo a tu blog para no perderme ni una sola de esas ideazas que salen de tu mente. Haz caso y patenta tu cerebro, deberías barajar la posibilidad de clonarte, en serio.

JuanRa Diablo dijo...

Pues será porque tu público es mayoritariamente femenino y te han promocionado a base de bien, pero te acabas de ganar, con tu permiso, un lector masculino.

Esto no tiene desperdicio! XD

anasisterdiablo dijo...

Ja,ja,ja,ja,jajajajaja...no sé muy bien como he venido a parar aquí,pero me alegro mucho.Qué bueno reirse tan a gusto.Me encanta tu sentido del humor..y estoy deseando la segunda parte..creo que ya vas por el comentario numero 16!!!.
FELICIDADES.

Blanco Humano dijo...

Triple Goddess: ¡Ropa autolavable! ¿Para qué están mandando naves a Marte cuando podrían estar investigando eso? Mira, ahora mismo llamo a la NASA...

Txispas: pues encantado. No tengo claro de que el mundo esté preparado para soportarme a mi y a un clon. Además, eso haría de la masturbación una experiencia turbadora...

JuanRa: te prometo que cuando empecé este blog ni se me ocurrió que iba a tener más lectoras que lectores, y todavía no me lo explico. Encantado de tenerte por aquí...

Anasisterdiablo: seguramente desde el blog de Barbi o del de Molinos. En cualquier caso eres bienvenida. Y es verdad, todavía tengo pendiente la segunda parte...