lunes, 8 de febrero de 2010

Avatar: la crítica (vale, no he podido evitar hacerla yo también)

Intro

Bueno, ya he visto avatar. Como todo el mundo, al parecer. Y como todo el mundo que la ha visto (y tiene blog) voy a colgar mi crítica. Eso si, como yo soy muy majo y no quiero aburrir a la gente con un post larguísimo sobre el tema, hay una versión cortita para impacientes:

al final me ha molado. Aunque tampoco es para tanto.

Ahora ya para los que quieran saber más, la versión larga de la crítica.

"¿Estás seguro de que te quieres operar la nariz? Pues yo te la veo normal..."

Avatar: la crítica (creo que este título ya lo había puesto)

Avatar tiene dos problemas. El 3D y el 3D. Y me explico.

El 3D (la animación)

Avatar es un film con una gran parte del metraje interpretado por animaciones de ordenador, esto es, hecha con 3D. Antes una película podía ser de animación, pero era 2D (como las antiguas películas de Disney). Después los ordenadores mejoraron y empezaron a diseñar la animación en 3D (el mejor ejemplo de esto siempre ha sido Pixar).

En Avatar mezclan la imagen real con unos personajes enteramente digitales. Lo que pasa es que son raros. Es cierto que están muy conseguidos, pero son raros. No puedo evitar que el diseño no me guste. Y en la mayoría de los casos no me importaba mucho porque no conocía a los actores, pero ver una versión caricaturizada digitalmente de Sigorney Weaver me sacaba de la película todo el tiempo. ¿Y qué es eso de que tengan pechos? Tienen un USB rarísimo con el que se pueden conectar a las plantas (supongo que en Avatar 2 tendrán wi-fi, al menos) pero las mujeres tienen pechos. Llámame raro, pero la idea de alienígenas dando de mamar me da escalofríos. Y ¿por qué montan en caballitos de mar? Están fuera del agua, por el amor de dios. ¿Es tan difícil imaginarse una montura que no parezca un caballo raro? Bueno, supongo que si, diseñar ciencia ficción es un desafío, por eso hay pocos que lo hagan bien.

A mí personalmente me gusta mucho el diseño por ordenador. Pero es muy difícil hacerlo bien. El mundo está lleno de buenos dibujantes y de grandes informáticos, pero hasta hace muy poco no ha aparecido gente capaz de hacer las dos cosas bien. Cuando ves un gran diseño por ordenador, realmente lo aprecias. O no, porque en muchos casos no te das cuenta, a no ser que seas un experto. En Avatar, se ve. Los colores son chillones, los diseños son estrambóticos, todo busca la espectacularidad. Nadie ha tratado de ser sobrio o realista. Quieren que se note. Y en mi opinión, se nota hasta la molestia.

(sobre este tipo de diseños de animales imaginarios, pero bien hechos, recomiendo encarecidamente el documental Futuro Salvaje que recuerdo que me impactó mucho en su momento por lo sorprendente de los animales que inventa; creíbles precisamente por lo raros que son)

El 3D (la experiencia)


En primer lugar, están las gafas. ¿Quién las ha diseñado? Es que está todo mal. Son incómodas, son grandes y lo que es peor, el cristal es pequeño. Todo el que haya llevado gafas sabe que es importante que no molesten. Vale, al final te compras unas que te sienten bien y confías en acostumbrarte, pero es que estas son para usarlas dentro de un cine. Nadie te va a ver con ellas. La montura debería ser ligera y sobretodo el cristal debería ser más grande. Para que no veas las gafas (mis gafas de sol son mucho mejores, quizás debería darle en nombre del fabricante a Cameron). No me sirve de nada estar en una experiencia inmersiva si todo el rato noto que estoy detrás de unos cristales. Es como ver el fondo marino desde el ojo de buey de un barco. No es como estar allí.

Luego está el uso que se les da. Yo me tiré los primeros cinco minutos tratando de limpiar mis lentes para no ver mi cara reflejada en ellas (no lo conseguí, la parte inferior estaba demasiado estropeada ya). No habían pasado diez minutos de metraje cuando recuerdo que pensé 'si esto funciona me terminaré comprando unas buenas para mi'. Bien, no creo que lo haga, porque realmente no creo que esto sea el futuro.

Después está lo de centrar la vista. Reconozco que es impresionante ver una nave llena de marines espaciales y poder centrar la vista en cada uno de ellos. Después de unos segundos piensas ¿hacia dónde tengo que mirar? Es raro. En una peli normal el director se encarga de que la vista vaya a donde él quiere que vaya, no trata de impresionarte con todo lo que puede captar. Vale, veo en 3D, gran cosa. Lo hago todo el tiempo. De hecho me fui a casa viendo en 3D gratis (y sin gafas).

Vale, reconozco que me he pasado un poco. En realidad esto solo me llamó la atención al principio, así que o dejó de molestarme o el director dejó de hacerlo (tendría que verla otra vez para saberlo). Y como ya he dicho al principio, al final la peli me gustó. Pero eso si, fue a pesar del 3D. Recuerdo haber pensado que me hubiera gustado igual sin eso. Y si no, es que la peli está mal. Me encantaría ver Gran Torino en 3D para ver en que mejora. Sospecho que perdería bastante.

La mayor parte del metraje está protagonizado por un bicho grande y azul que responde al nombre de Sully. El mono de la documentación dice que es este, aunque a mí no me suena que tuviera tanto pelo...

Avatar, la película.


Se ha dicho mucho de que la peli no es original. Que es una mezcla de cosas. Y siempre se menciona Pocahontas, por cierto. Vale, es verdad, no es demasiado original, pero ¿cuál lo es? Decían lo mismo de Star Wars cuando se estrenó, y yo sigo necesitando verla regularmente.

Curiosamente el mensaje ecologista, que es lo más difícil de colar (cuando una peli trata de trasmitir un mensaje, lo más probable es que sea mala) está bien hecho y cuela. En la batalla final yo estaba pensando todo el rato 'están pisando la hierba, lo van a destrozar todo'. Consiguen que los tíos con ametralladoras enormes y helicópteros espectaculares no molen nada. Y eso es todo un logro.

Para mí el problema está en el metraje. Es larga. Sin el artificio del 3D (la experiencia) te darías cuenta en seguida, pero te entretienen con eso mientras la trama arranca muy lentamente. A parte de eso la película no está mal, al final incluso se anima. Eso si, para una película de unos 300 millones de dólares, me parece que no es demasiado.

Un apunte: el detalle del dragón tuneado con llamas realmente me cautivó. Es tan ridículo que es chulo (aunque no sabría decir por qué, me venía todo el rato a la cabeza el coche del malo de Grease...)

4 comentarios:

Barbijaputa dijo...

1. ¿Pa qué vas a verla en 3D? sin gafas es visualmente tan espectacular como con ellas. O más, porque realmente parece que estás allí.

2. Bich y yo tenemos una foto haciendo el lers con esas gafas, de cuando fuimos a ver UP.

3. ¿Por qué no te conectas nunca ya? :(

Princesa dijo...

Al parecer soy la única sobre la faz de la tierra que sigue sin ver la pelicula...

Bichejo dijo...

Avatar es Pocahontas, que me duele la boca ya de decirlo, leches

Y sí, hay fotos nuestras con unas gafas horrorospantosísimas y que no conjuntan con nada!!!

Blanco Humano dijo...

Barbi:

1. Mujer, porque lo del 3D tenía que probarlo.

2. ¿Visteis Up en 3D? Eso si que es un pecado...

3. Tú tampoco sueles estar mucho que digamos... a ver si coincidimos esta semana.

Princesa: bueno, es pronto, pero si te mantienes lo suficiente seguro que lo consigues, porque estoy seguro de que la va a terminar viendo todo el mundo.

Bichejo: Guárdame el secreto, pero no he visto Pocahontas. Pero vamos, conozco el argumento y diría que sí... (también tiene un poco de Aliens con esos marines espaciales tan molones)