viernes, 27 de junio de 2008

Si, pero... ¿puede un Blue-Ray hacer esto?

Ahí va un nuevo post de la serie ‘tonterías que me importan muchísimo a mi pero seguramente a nadie más’. Ya he escrito alguna vez sobre lo que me molestan los avances tecnológicos. O más exactamente la forma en que se dan esos avances. Esta vez voy a cargar contra los formatos de vídeo.

En la actualidad mi reproductor VHS está dando muestras de vejez que me hacen considerar seriamente en jubilarlo. Por un lado el mando a distancia parece que haya vuelto de pacificar Irak, y por otro, la calidad de imagen empieza a ser digamos… deficiente. El otro día traté de ver una de mis películas originales (nada de cosas bajadas del emule… digo de cintas piratas) y parecía que la habían codificado los de canal plus (y tengo que decir que Terminator 2 no mejora nada cubierto de niebla). Simultáneamente, aunque de manera no relacionada -espero- mi lector de DVD también ha empezado a dar muestras de agotamiento. Y no es que haya sido nunca muy trabajador. Bueno, más que poco trabajador, elitista, porque nunca ha sido de reproducir cualquier cosa; pero es que últimamente se resiste a leer incluso DVD’s originales, que ya me parece pasarse.

Ambas cosas son en realidad culpa mía, como explicaré a continuación. Por un lado, el vídeo está ya hace tiempo obsoleto, lo sé, pero es que me parece que para grabar cosas, digamos volátiles (todo eso que no tienes interés en conservar una vez lo has visto) no tiene rival. Cuando me compré tiempo después el lector de DVD podía haber sido el momento de sustituirlo, pero es que los grabadores estaban intratables (de precio). Y grababan pero no regrababan, que es algo que me fascina. Es como si primero hubieran sacado cintas de video para grabar una sola vez y al cabo del tiempo dijeran ‘ah, ¿es que no quieres conservar para siempre la tercera gala de la cuarta edición de Operación Triunfo?, pues no lo entiendo; bueno, venga vamos a inventar algo para que puedas grabar cosas y luego borrarlas cuando te canses de ellas…’ Así que finalmente me compré un lector barato a sabiendas de que iba a ser algo temporal hasta que llegara algo mejor.

Pero claro, lo malo de tomar esa decisión fue que terminé comprando un lector que sólo lee DVD. Pero sólo DVD. Lo que no sería malo si solo existiera el DVD, pero es que hay más cosas, como por ejemplo el DIVX, que es en lo que suelen estar disponibles todas las (¡ejem!) copias de seguridad que uno puede pillar por ahí (espera, que ahora pagamos el canon, no me acordaba que ya es legal piratear cosas; a fin de cuentas ya nos multan por ello ¿no? ¡A piratear, que el mundo se acaba!). Podía haberme comprado un lector de esos que dicen que leen hasta las lonchas de jamón (que no se quién se inventó la frasecita, pero lo dice todo el mundo) pero claro ya no eran tan baratos en aquel momento. De todos modos tengo que decir que desconfío de esos reproductores que dicen que lo leen todo, porque ni el Winamp lo lee todo (odio tener que bajarme actualizaciones para ver cosas en el ordenador, ¿os queréis estar quietecitos ya con los códecs?; se ve, ¿no?, pues ya está, no hacen falta ya más códecs; si es que me tenéis más harto…)

La verdad es que pensaba esperar un poco más antes de sustituir mi viejo VHS, al menos hasta que salga un formato definitivo. Lo que pasa es que empiezo a pensar que eso no va a suceder nunca. No al menos mientras las formas de vida basadas en el carbono gobiernen la tierra. Lo que pasa es que últimamente parece que estamos en una etapa especialmente confusa en cuanto a formatos de vídeo. Aún está caliente el cadáver del VHS y ya se ve claro que el DVD va camino de la extinción debido a la aparición de nuevos formatos en alta definición, el HD-DVD y el Blue-Ray. Estos formatos se estuvieron peleando un tiempo y al final parece que ha ganado el Blue-Ray, seguramente porque el nombre es más chulo. Pero claro, todavía no hay grabadoras de Blue-Ray, así que para las regrabadoras aun debe de faltar un rato. En fin, un lio. Así que en vista de que no dejan de salir formatos nuevos, no voy a tener más remedio que comprarme algo ahora que me hace falta y rezar para que me dure al menos un año –lo que, al ritmo al que caducan los formatos me empieza a parecer mucho tiempo.

Lo voy a sentir por mi colección de grabaciones insustituibles en vídeo, que no podré volver a ver por estar huérfanas de reproductor. Todas la intervenciones de Faemino y Cansado en Cajon de Sastre, la actuación de Sabrina en Nochevieja, lo de Ricky Martin y la mermelada… todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Supongo que siempre podré buscarlos en youtube. Se perderá quizás aquella vez que salí en un concurso de la tele (y no, no pienso contarlo, que nadie insista en ello) pero creo que la humanidad podrá vivir con ello. Más se perdió con la biblioteca de Alejandría, supongo (o no, vete a saber).

Por un momento pensé que estos nuevos discos duros multimedia eran el sustituto ideal para el vídeo. Cómodos, elegantes y con una cosa estupenda: ahorro de espacio (como no hay soporte físico no acumulas nada en las estanterías). Pero claro, tienen al menos dos buenos inconvenientes. El primero es que a ver como le dejas a alguien algo que has grabado. Si, ya se que lo puedes enchufar al ordenador y tostarlo desde allí, pero si ya me da pereza descargar las fotos del móvil... no quiero ni pensarlo. El segundo es que... no graban de la tele. Quizás sea una virtud, no se. O una declaración de principios. Pero es que yo lo quería precisamente para eso. La gente parece ser que los gasta únicamente para ver cosas bajadas ilegalmente de internet. De hecho creo que la SGAE les pone un localizador cuando pasan la frontera, así que si tienes uno, puede que los GEO ya estén camino de tu casa.

Bueno, después de una ardua investigación he descubierto que la solución a mis problemas es un DVD grabador con disco duro. El disco duro es, obviamente para lo que no quieres grabar. Conservar, quiero decir. Luego lo que si que quieres conservar lo puedes pasar a DVD, donde podrás conservarlo hasta el fin de los tiempos… o hasta que el próximo cambio de formato lo deje obsoleto, lo que suceda antes. Hay expertos que analizando la velocidad en los cambios de formato de los últimos tiempos calculan que el Blue-Ray durará como estándar de vídeo aproximadamente hasta el jueves que viene, así que aun queda tiempo.

Siempre, claro está, que no salga algo antes. La tecnología es algo maravilloso.

(Otro día hablaré sobre en cuantos formatos más tendré que comprarme Star Wars antes de que inventen la forma de insertármela definitivamente en la cabeza para que no tenga que cargar con más estuches obsoletos...)

5 comentarios:

Raul Lopez dijo...

En mi caso la tecnologia me fascina asi que he pasado por casi todos lo habido y por haber a excepcion del blue ray hasta que salga la opcion grabador...

Actualmente dispongo de un grabador con disco duro sony y un reproductor multimedia que lee todo. Ambos dispositivos son la mejor compra que he hecho en años aunque lo que te recomiendo es que busques los discos duros multimedia que si graban de tele, por unos 200€ lo tienes ;)

Blanco Humano dijo...

Pues lo de un multimedia que grabe de la tele tampoco es una mala opción. Tendré que investigar más, gracias por el aviso.

Jezabel dijo...

"todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia."

Eres un tipo MUY friki.

Blanco Humano dijo...

En realidad soy friki a nivel usuario. Para ser friki avanzado creo que tendría que citar algo de Star Wars, pero es que es mucho más difícil colar 'su carencia de fe resulta molesta' y cosas así.

Blanco Humano dijo...

Corrección: He viajado al pasado y parece que ya colé esa cita hace algún tiempo. Concretamente en 'Lecciones de vocabulario'

http://noticiasdesdelaantartida.blogspot.com/2007/11/lecciones-de-vocabulario.html

Pues una vez superado el desafío, la siguiente prueba será colar la de 'Únete a mí y juntos dominaremos la Galaxia como padre e hijo', que parece más difícil.

(Nota mental: Si mi yo del pasado sigue pisándome ideas voy a tener que ir allí para decirle un par de cositas)