lunes, 8 de octubre de 2007

Las bolas

¡Madremía, pero como está esto de telarañas! Pero, ¿es que si no limpio yo no limpia nadie?

Bueno, parece que he tenido un poco abandonadillo el blog, pero ya estoy aquí de nuevo, dispuesto a mantener mi promesa de un post por semana. O si eso dos. (ya se que jotacé hace dos al día, pero es que a él se los hacen, así cualquiera)

Supongo que habréis no notado que últimamente he estado un poco liadillo en el trabajo. Bueno, para ser más precisos he tenido un curro de tres pares de [taco]. La verdad es que ya sabía que septiembre iba a ser un mes duro, lo que no sabía es que, además, iba a ser laaaargo. Bueno, no importa. Aprovechando que el fin de semana -pasado- estuve en un conocido parque temático que empieza por Port y acaba por ventura, aproveché para comprarme unas bolas chinas (no, de ésas no, de las otras), que según tengo entendido van muy bien para relajarse.

Dos bolas negras. Digo chinas.

Así que ahora cuando alguien me da mucho por [taco] cojo mis bolas chinas y se las lanzo fuerte a la cabeza. No estoy seguro de que se usen así, pero a mí me relaja un montón.

6 comentarios:

Jezabel dijo...

¿Y las otras, también las usas así?

Crystal dijo...

XDDD

Voy a probar este sistema, y luego te cuento.

Blanco Humano dijo...

Jezabel: no, las otras las uso... ¡hey!, no, de las otras no tengo.

(Uf, ha faltado un pelo)

Crystal: ¿Entonces tú ya usabas el otro sistema?

Pffff....;D

Yo no he sido, ha empezado Jez.

Jez: ¿Y que se supone que iba a hacer yo con...?

Da igual, déjalo.

Bichejo dijo...

Pero son bolas o pelotas???

Lorena dijo...

Nunca se me había ocurrido este metodo, habrá que probarlo

Blanco Humano dijo...

Bich: buena pregunta. En este caso bolas.

Lorena: también funciona con las bolas de las otras, pero duele menos...