lunes, 22 de marzo de 2010

Valencia's Failures 2010

Me temo que tengo que disculparme por una larga ausencia inesperada. La cosa es que tenía unos días libres y se me presentó la oportunidad de visitar las fallas. Porque han sido las fallas, supongo que os habéis enterado ¿no? La verdad es que no pensaba hacer crónica, porque tampoco creo que de para un post, pero teniendo en cuenta que hace más de una semana que no cuelgo nada, no voy a tener más remedio...


Las fallas con una fiesta que conmemora el primer ataque de los vikingos a la ciudad de Valencia. Por este motivo se celebran quemando cosas, bebiendo alcohol en grandes cantidades y tirando petardos (los vikingos eran muy de tirar petardos, esto lo sabe poca gente). Documentándome para este post he visto que en la wikipedia dicen que se celebran en honor a San José, patrón de los carpinteros. Si claro, vamos a recordar al patrón de los carpinteros quemando muñecos de cartón ¿estamos locos o qué?
Hacedme caso, es por lo de los vikingos.

Bueno, supongo que habréis oído hablar todos de Valencia, ¿verdad? Lo digo porque se han gastado un montón de pasta montando carreras de barcos y de fórmulas unos en la ciudad para que salga en los mapas y sería una pena. Bueno, yo juraría que tengo un atlas que me regalaron de pequeñito en el que creo que ya salía, pero se ve que la borraron luego por algo. Pero vamos, que la alcaldesa dice que gracias a ella ya vuelve a estar en todos los mapas, así que con lo que ha costado ya estáis comprando todos mapas nuevos para amortizarlo. Espero que al menos lo hayan puesto en letras gordas...

Lo primero que llama la atención cuando llegas a Valencia es el ruido. En cualquier momento del día explotan una media de 1,5 petardos por segundo (en ciertas horas incluso más). Un escolta destinado al País Vasco puede tener una crisis nerviosa a los cinco minutos de pasear por cualquier calle (se han dado casos). Otra cosa es la cantidad de gente. Hay mucha gente. Pero mucha, mucha. Especialmente en las calles, claro. No se me ocurrió visitar ningún museo, seguro que allí no había nadie.

Ambas características se dan cita simultáneamente en lo que se denomina 'mascletà'. Para los que no la conozcan, se trata de una ceremonia en la que toda la población de la provincia más los turistas que la visitan por fallas se dan cita en la plaza del ayuntamiento (llamada así en honor del acto físico del amor) para escuchar juntos como se tiran unos petardos, que se ve que el resto del día no se escuchan bastantes. Una advertencia para los turistas: es una broma típica de los locales decir que hay que abrir la boca para que no revienten los tímpanos por la onda expansiva. Es mentira. Hasta donde yo sé, a nadie le han reventado nunca los tímpanos por asistir a una mascletà. Eso sí, ver turistas con la boca abierta es gracioso... Otra advertencia: las carteras vuelan, como en cualquier aglomeración, así que mucho ojito. No, estoy hay que avisarlo, que luego pasa lo que pasa.

La cosa funciona más o menos así. Llegas entre 30 minutos y una hora antes (según el día que sea, las del 18 y el 19 son las que más gente acumulan, y conviene ir antes) para coger sitio. Te tiras todo ese tiempo allí plantado esperando mientras llega más gente que trata de ocupar el mismo espacio físico que tú. Al principio no parece posible, pero yo juraría que en la que vi yo, una familia de Ciudad Real y varios japoneses compartimos mi cuerpo (sí, se producen muchas cópulas durante las mascletàs; de ahí el nombre de la plaza). Bueno, al final empieza, se tiran una cantidad indeterminada de petardos (que van entre muchos y muchísimos según lo que se quiera pasar el pirotécnico el límite de pólvora por el forro fallero) y al final la gente aplaude. Después se da una situación muy divertida que a mi me recordó una ocasión que estuve en una estampida de búfalos. Lo que podríamos denominar 'toda esta gente que ha tardado horas en juntarse aquí va a tratar de irse lo más rápidamente posible y en todas direcciones'. Hay varios estudios sobre cómo es posible que no muera nadie en la estampida, aunque mi teoría es que sí que mueren, lo que pasa es que no se encuentran los cadáveres.

En la imagen, la mascletà. Igual no es muy inteligente hacer fotos de un evento fundamentalmente sonoro. Estos son los que llegaron antes que yo (por eso están delante).


Estos son los que llegaron después, aunque la foto es de antes. Luego la gente se apretó un poquito más. Las fallas son ideales para la gente con agorafobia.

Después de la mascletà es costumbre ir a tomar una caña en un bar cercano. Como solo un setenta y cinco por ciento o así de los asistentes suelen tener la misma idea, esta actividad puede requerir alejarse un poco del centro y hacer algo de cola. Para que os hagáis una idea, a la altura de Cuenca hay que esperar una media hora por una caña y unas bravas, pero esto aumenta a medida que nos acercamos al centro (se han dado casos de gente que este año estaba esperando la tapa del año pasado).

Eso del fondo es una falla. Lo de alrededor es gente. No hay mucha porque es la hora de comer.

Otra cosa muy conocida de las fallas son las propias fallas, también llamadas monumentos por los entendidos. Son una cosa grande de cartón piedra rodeada de gente. Se sabe la importancia por estos dos parámetros, precisamente. A más gente y más grande, mejor es el monumento. Esto dificulta ligeramente la tarea de verlos de cerca, por cierto. Pero bueno, con paciencia y un poco de buena voluntad, uno se puede acercar lo suficiente para darle la vuelta a alguno (a paso de procesión y empujado por el resto de la multitud, eso sí). A estas alturas yo ya empezaba a ver que la actividad principal de las fallas no era tirar petardos, sino frotarse con desconocidos.

Detalle de falla. Creo que es una alegoría de carácter satírico sobre un tema de actualidad. No tengo ni idea sobre cual, no pregunté tanto.

Sobre esto hay que comentar otra cosa, como se puede pagar para ver los monumentos de cerca, hay una valla que impide que los que no pagan se acerquen lo bastante como para leer los carteles. Bueno, esto tiene lógica, pero le resta algo de sentido popular a la fiesta. Dar la vuelta a la falla mirando los muñecos alegóricos pero sin leer los carteles en los que explican por qué están ahí pierde algo de gracia. Yo al final me dediqué a buscar tetas. Por algún motivo que desconozco en todas las fallas hay tetas. Se ve que los valencianos son más de tetas que de culos...

¡Tetas! Digo... obsérvese el laborioso trabajo de las medias. Tenía otra foto en la que se vería mejor, pero entonces no salían las tetas.

Luego está la música. En fallas, Valencia está tomada por bandas de música. Es bien sabido que el pueblo valenciano está entre los mayores amantes de la música del mundo. En fallas esto alcanza su máxima expresión. Es casi imposible recorrer la ciudad sin escuchar grandes obras inmortales de la música popular como 'La cabra', 'Si te ha pillao la vaca, jódete', 'El tractor amarillo' y otras. Eso sí, tocadas por músicos que normalmente no parece que hayan dormido lo suficiente y que igual llevan alguna cerveza de más. Pero bueno, al menos tocan fuerte...

Los músicos habitualmente van detrás de las comisiones falleras, que no se a dónde van, pero está Valencia de comisiones falleras que das una patada y salen tres. Estas comisiones no van en ropa cómoda que sería lo normal para recorrer grandes distancias andando: van en el traje regional. Este traje regional merece un comentario a parte. Concretamente el traje de fallera, que me parece que realza muchísimo la belleza de las mujeres. De las que no lo llevan, al menos. Uno ve falleras y piensa 'hay que ver que guapas están las mujeres cuando no llevan eso'. Hay teorías que dicen que los valencianos no descubrieron la reproducción sexual hasta a mediados del siglo XIX, cuando las mujeres empezaron a vestir otro tipo de ropa. Esto, por supuesto es falso. Durante las aglomeraciones de las fallas es imposible encontrar un servicio libre, así que es habitual que la gente tenga que aliviarse en cualquier callejón entre dos coches. Ahí se descubrió el sexo (esto nos llevaría a otro tema que es 'a qué huele la ciudad de las flores' en el que no pienso entrar).

Bonito efecto artístico logrado utilizando conjuntamente las técnicas 'luz deficiente' y 'pulso para robar panderetas'. Las falleras, en el acto más emblemático de la fiesta, se dirigen a Zara para mirarse algún trapito. Bueno, a mi de lo explicaron así.

Otra cosa curiosa de las fallas es que no hay una o dos. Hay como un millón. Cada calle tiene la suya. Esto produce un cierto efecto sobre el tráfico. Es lo que los expertos en circulación llaman infarto masivo. En fallas la única manera eficaz de desplazarse es en moto. De hecho hay gente que compra motos solo para fallas, luego las vende. Bueno, también se puede andar, pero entonces hay que ir con cuidado de no morir atropellado por las hordas de motoristas. Además, cansa muchísimo más.

Por lo demás, las fallas son como cualquier otra fiesta popular. Beber mucho, dormir poco, comer cochinadas a horas indecentes... si, estoy hecho un asco, la verdad. Menos mal que la semana que viene tengo vacaciones para descansar, que si no...

13 comentarios:

Bichejo dijo...

Si es que ya estás mayor para ciertas cosas, jijiji

No te he traído nada, pero me he comprado bolsos...luego te paso las fotos!!!

Petulandcia dijo...

>Concretamente el traje de fallera me parece que realza muchísimo la belleza de las mujeres. De las que no lo llevan, al menos.
Buenísimo, sembradísimo. Me he reido muuucho, qué buena crónica. Ahora te tienes que hacer unas Hogueras, para comparar y eso.
Ah, sí, lo del bonito efecto artístico de la foto, juajuajaua, que risa más buena.

^Aishka^ dijo...

Jajajajaja, me he meado!
Gracias por este pedazo de post! Nunca me habían explicado las fallas de esta forma... :D

ender dijo...

Creo que nunca nadie me había explicado las fallas de esta manera... no se por que no ponen estas cosas en el manual del fallero, creo que solucionaría muchos muchos problemas.

Gracias BH por tus aclaraciones al respecto. Ya nunca las veré igual.

Barbijaputa dijo...

Deberías hacer un lonely planet, explicando cada viaje que hicieras.

No hay fotos tuyas? quiero fotos tuyas ñammmm

Gárgamel dijo...

¿Es que el de la última foto no era él de "traje regional"? Hallá donde fueres...

Sra.Potts dijo...

jaajajjajajajajj, ains, aquí una valenciana que se ha partido el ojete con tu post.

Sra.Potts dijo...

...ehm...y además, fallera :D, pero no me lo tengas en cuenta.

Blanco Humano dijo...

Bichejo: Si no lo dije tres o cuatro veces el primer día del curro no lo dije ninguna. Pero vamos, que estoy hecho un chaval, es por quejarme...

Y ¡oh, fotos de bolsos! Mucho mejor que un peluche, donde va a parar. Las alimañas van a morirse de envidia...

¬¬

Petulandcia: pues el caso es que he estado también, pero fui muy mal guiado y no dio para un post. A ver si repito y me entero algo más...

Aunque creo que los alicantinos llevan bastante mal las comparaciones con las fallas. Llámales susceptibles.

^Aishka^: Y cualquiera que te las explique de otra manera miente.

Por cierto, este post estaba esponsorizado por Tena Lady.

Ender: Si es que esto tenía que decirlo alguien. Ahora es posible que los comandos falleros pongan precio a mi cabeza, eso si...

(El manual del fallero, que idea más buena; si eso no existe, hay que publicarlo pero ya...)

Barbi: pues claro, todas son mías. Si puedo evitarlo no las busco en google... ah, ¿que salga yo, dices? No, yo no salgo en las fotos. Creo que es por el aura de magnetismo animal que irradio, o algo.

Y lo de los viajes... err... es una idea. Ahora, todos todos, ya te digo que no los voy a poder contar.

Gárgamel: no, intenté vestirme, pero como llevo el pelo corto me dijeron que me tenían que cojer los moños con chinchetas y pasé...

Sra.Potts: ah, pues tiene mérito. Yo pensaba que iban a caer collejas...

Y que conste que no tengo nada en contra de las falleras, solo en contra del traje, que no favorece. Pero vamos, que a mi sin el traje las falleras me parecen una cosa estupenda.

Err... de particular, quería decir. Que igual ha sonado raro...

ender dijo...

BH, si hay manual del fallero, quiero participar y al menos la mitad de los royalties.

¿Qué me dices?

Josélez dijo...

Ay! Yo también soy del club del Tena Lady, o casi. Me he descojonat (no sé si se dice asín en valenciá, era por entrar en ambiente...). Me ha encantado, por ejemplo lo de la foto de las falleras, el infarto masivo, la reproducción sexual, los mapas... es que ha sido un no parar. Desde ya tienes otro incondicional seguidor.

Anarel Haeran dijo...

Juas, qué cachondeo! Muy buena la entrada xD

Como habitante de valencia (me niego a considerarme "valenciano") odio las Fallas con toda mi alma. Este año las he evitado porque estoy de Erasmus : D

Pero en fin, ir de vacaciones a Valencia en Fallas puede ser horrible o una mala experiencia...pero vivirlas cada año es una tortura y no lo recomiendo a nadie xD

Blanco Humano dijo...

Ender: Me temo que tengo tanto desconocimiento sobre el mundo fallero que no sería capaz de escribir algo así.

Pero reconozco que seria divertido...

Josélez: jajajajaja... ni idea, pero suena genial. Muchas gracias, eres bienvenido.

Anarel Haeran: Es curioso, escuché mucho ese comentario. Y que mucha gente huye de allí en fallas. Bueno, supongo que pasa en todas partes. Somos todos una pandilla de desarraigados...