jueves, 20 de enero de 2011

De extraterrestres y ciclos circadianos

Hacedme caso niños, no entréis en twitter. Es que entre el tiempo que se pierde en escribir tonterías, y el tiempo que se pierde en leer tonterías que otros escriben, es casi imposible hacer nada productivo. Bueno, eso y que tengo un par de proyectos personales en marcha que me tienen un tanto ocupado y de los que no puedo hablar (bueeeeno, vale: estoy relanzando mi carrera como cantante melódico; ahora mismo solo canto en cruceros y burdeles, pero estoy muy esperanzado; temas de Karina y Rosendo sobre todo, gracias por preguntar).

La otra noche, tras un agotador día de actividad, no me podía dormir. Como por mi natural tranquilo no suelo tener problemas para esto (a todos los que me dicen que les cuesta dormirse les digo que es porque no tienen la conciencia tranquila; lo digo en broma solo a medias) me sorprendió no ser capaz de desconectar, máxime cuanto ese día había dormido menos de seis horas y me había levantado a las ocho (eran las cuatro). Entonces recordé un viejo proyecto de mi juventud y que explicará mucho de cómo funciona mi cabeza.

Está mal que yo lo diga, pero como soy el único que lo hace no me importa demasiado: yo siempre he tenido una mente brillante. Lo único que evitó que fuera diagnosticado como superdotado en mi infancia fue un ligero trastorno de déficit de atención que hizo que no terminara ninguno de los proyectos que comencé, y una nada despreciable cara de tonto (un día tengo que hablar sobre cómo el aspecto de una persona puede marcar su destino). Bueno, eso y que tampoco tenía el pene tan grande*...

La cosa es que ante fenómenos normales yo me hacía preguntas. Por ejemplo observé que era capaz de mantenerme despierto hasta altas horas de la noche. Incluso aunque me levantara pronto por la mañana, y pasado un periodo de somnolencia tras la cena fácil de superar (viendo la tele, mayormente) podía estar sin dormir fácilmente hasta las tres o las cuatro de la mañana. Esto, a lo que mi madre llamaba de un modo absurdamente reduccionista desvelarse -si, ya; menudo concepto científico-  a mí me intrigaba. Investigué sobre el tema y llegué a los ciclos circadianos. No me voy a extender sobre el tema para no aburrir a aquellos de mis lectores que no sean tan inteligentes como yo -todos, supongo; no tengo noticias de que me sigan Stephen Hawking ni Lady Gaga. Tan solo me gustaría comentar que, al parecer controlados por la melatonina, son los responsables de ese fenómeno tan molesto -al menos para Batman- de que nos entre sueño por la noche (de la siesta no, eso es efecto de una bajada térmica por la digestión, aunque ciertos estudios parecen apuntar a que también tiene que ver).

En teoría el ser humano está diseñado para funcionar en ciclos de 24 horas, lo que parece tener sentido porque es lo que dura el día aquí. El hecho de que mi reloj interno pareciera sincronizado con la hora de Tokio me hizo plantearme preguntas. Utilizando el método de deducción de Sherlock Holmes, también muy utilizado por House y Lidia Lozano ("si descartamos lo imposible, lo que quede, por improbable que parezca, tiene que ser la verdad") llegué a la conclusión inevitable: mis padres (o al menos uno de los dos, probablemente mi madre) eran extraterrestres. Obviamente originaria de un planeta más grande que la tierra, en el que los días duraban algo más. Esta teoría parecía verse reforzada por lo extraño de algunos de sus comportamientos, como su insistencia en tratarme de hacer comer verduras (quizás en su planeta las acelgas se consideraban comestibles) o que hablara en un idioma extraño de palabras larguísimas cuando se ponía nerviosa ("yhazmelfavordeirtealacamadeunavez, hombreyá").

Llegué incluso a calcular la duración que debía tener un día para mí (entre 26 y 28 horas) y a efectos de lograr un mayor rendimiento de mi intelecto traté de acomodarme a él, aunque este proyecto se vio rápidamente truncado por una fuerte presión del establishment. Descubrí en seguida que el mundo no estaba dispuesto a permitir tal rebelión en uno de sus miembros, y concretamente mi madre me manifestó que o me iba a la cama como las personas normales o me cruzaba la cara de un tortazo. De todos modos el jefe de estudios de mi centro me explicó amablemente que era muy difícil de cuadrar el plan de estudios cuando uno de sus alumnos trataba de acomodar las clases a días de 27 horas, con el consecuente trastorno para el sueño de los profesores (cerdos egoístas).

Y esta es la historia de cómo descubrí que tengo origen extraterrestre por parte de madre. Otro día si queréis os hablo de mi tía, que es de Murcia, pero muy fina no parece que esté tampoco...


El mono de la documentación dice que si a alguien no le gusta esta foto es porque tiene prejuicios contra los patos. No le he querido decir nada, pero empiezo a sospechar que se no lee las entradas que tiene que documentar...


*Aquí he hecho un juego de palabras entre los dos sentidos de la palabra superdotado, lo explico por si alguien se ha perdido con el chiste. Pero vamos, que sí que lo tengo...

10 comentarios:

Islander ! dijo...

Joder, he tardado un minuto en ver claramente a un pato. Parecía... Pff, ni te voy a decir lo que parecía, pero una cosa fea fea.

Princesa dijo...

Y donde hay que firmar para que amplien la duración de los días?? yo también tengo ciclos de esos raros y mi madre parece muy normalita...no sé.
Pato? estoy con Islander, me ha costado su tiempecito....

Sr. Cuervo dijo...

Pues el mío es corto de cojones. Creo que me han timado, en serio. Porque llevo toda esta semana acostándome a las 22:30. Luego me paso dos horas al día siguiente leyendo lo que escribís por el twitter. Bueno, eso sí, madrugo más que tú.

Por cierto, por cierto... si tu madre es extraterrestre has comprobado si tienes poderes o algo? Yo que sé, levitar, leer la mente, que se te ilumine el dedo... para leer por las noches tiene que ser una pasada. Y para meter las llaves en la cerradura cuando llegas tó borracho a las 5 de la mañana...

Aitor Maiden dijo...

Pues debemos ser parientes, porque a mí me pasa algo parecido.

Salamandra dijo...

Qué bonito es desvelarse ... yo me he serieyonkeado nosecuantos cienes de capítulos gracias a esta bonita afición ...
PD. Verificación de palabra PORNOGY, debe ser el nombre del pato-cosa

Biónica dijo...

Yo también he tardado en ver un pato. He pensado que ahí había una parturienta de un alien con cabeza de calamar. Lo de la chica morena no lo supe explicar. Seguí pensando, y por fin vi un pato. Menos mal. Empezaba a resultarme perturbador xD.

A eso llamo yo joderse los biorritmos. A mí me pasa igual (sólo que menos mal que no estoy obligada a levantarme pronto), podría estar toda la noche despierta, e hiperactiva xD.

PD: Me han recomendado Guardias, guardias! de Terry Prattchet, y alguno más, voy a mirar :)

Totoro dijo...

Jodo...el pato!... si tu lo dices lo sera... pero creo que los patos son mas monos que quieres que te diga.

Yo debe ser muy terricola entonces, porque o duermo mis 8 horas o el resto del personal puede sufrir mis estados alterados (si..mis en plural). Necesito dormir si o si. Puedo estar sin comer a base de cafe, pero sin dormir.. hulk es una abuelita a mi lado.

Lady Gaga dijo...

En realidad creo que el ciclo circadiano del sueño en humanos (controlado entre otras por la melatonina) no tiene una duración exacta de 24 horas. Así que lo mismo lo tuyo no es algo alienígena (lo del sueño digo, lo otro ya...)

shaggyb20 dijo...

yo soy todo lo contrario, creo que de donde vengo, el dia era mas corto. Yo encuentro que 24 horas es demaciado (aunque me eh amoldado muy bien) me vasta con 5 ó 6 horas para reponerme al 110%.

y cuando (de vez en cuando) duermo una siesta de 20 minutos, me parece que dormi unas 3 horas.

Blanco Humano dijo...

Islander: reconozco que la foto me gusta porque tardé muchísimo en ver el pato, en cuanto lo ví me harté de reirme...

Princesa: ¿Seguro que es normalita? Piénsalo bien todas las madres tienen cosas marcianas que a ellas les parecen normales...

Sr. Cuervo: Es que tío, lo que madrugas tú no es normal... Y sí, tengo el poder de cabrearme muchísimo, pero como no me hincho ni me pongo verde no me vale para nada...

Aitor Maiden: sospecho que hay más gente con origen extraterrestre de lo que parece. No hay más que ir en metro para darse cuenta...

Salamandra: bueno, ver series siempre mola. Y me encantan las palabras de verificación raras, siempre me dan ganas de apuntarlas...

Biónica: Joder, que imagen. Yo ya no sé que veía cuando no veía al pato. Algo raro, supongo...

Y somos nocturnos, no hay duda...

PD: Mucha gente dice que es el mejor. Yo tengo en espera Dioses Menores, y si no los has leido te recomiendo muchísimo Mort y El color de la magia.

Totoro: jajajaja... no sé, a mi me cae simpático, parece que se ría...

Lady Gaga: coño, no sabía que me leías, que honor. Me tienes que decir que toma tío que te dirige los vídeos... bueno, da igual.

Y lo otro es una enfermedad no diagnosticada. Tengo que acordarme de cederle mi cuerpo a la ciencia cuando muera para que lo estudien...

shaggyb20: No conocía a nadie que le pasara al revés, que interesante. Y la siesta cortita es ideal, tendría que ser obligatoria, a mi me encanta...